jueves, 12 de febrero de 2015

Sólo pasajeros


Tomar decisiones en la vida implica dejar ir ciertas cosas para darle lugar a otras. Hoy veía fotos de lugares a los que fui y personas con las que compartí momentos únicos y divertidos y me invadió un sentimiento que si bien no era nostalgia, intentaba serlo. Y me gusta sí, pensar, que esas personas estuvieron en esos momentos lindos y que fui feliz como se dieron las cosas, y que si ahora no están, no es porque sean unos colgados o porque se hayan borrado, sino porque simplemente eran pasajeros y nada más. A veces (me voy a ir por las ramas con este comentario) pienso que el uso de las tecnologías de comunicación no sirven y van en contra de la ley de la vida, de la naturaleza, más allá de que no sirven para hablarse cara a cara, sino que uno busca encontrarse con el otro a través de una red. Buscás atar a esa persona a tu vida, a volverla a ver por tu medio o por el suyo, no dejás que fluya.. y es difícil, pero así debería ser. Miles de veces me encontré con "pasajeros" como los llamo yo, en no sé, en recitales, en el cine, en un colectivo, en vacaciones, o fiestas. Son esas personas que por un momento sentís que se entienden y que pueden llegar a ser grandes amigos, o pareja, o lo que fuere... Y después se van. Y no le pedís ni el número, ni nada, porque sabes que simplemente si tiene que formar parte de tu vida, en algún momento va a volver a aparecer, te vas a volver a cruzar. Y no hace falta forzar nada, simplemente pasa. Es difícil ahora decir esto y dejar de usar whatsapp o twitter, por ejemplo. Porque claro, ya estamos con una idea en la cabeza, pero la verdad que me siento bien de poder ver las cosas de otra manera hoy y saber de esto. Ya no va a ser lo mismo para mi conocer a alguien que dejar que alguien me conozca. Y que pase si tiene que ser. 
En fin, dije que me iba a ir por las ramas y lo hice. Así que, volviendo al tema de tomar decisiones y las cosas que dejo ir para que vengan otras. 
Hoy afirmo, después de haber pasado momentos hermosos y haberlos compartido con gente copada (sin importar que hoy no formen parte de mi vida), que estoy feliz de poder tomar una decisión que me permita soltar todo eso, para darle lugar a lo nuevo... Porque se que esos lugares a los que fui se van, para dejar espacios grandes a los lugares más lindos que están esperando que yo vaya por ellos. Con gente que sin saberlo, quizás también me espera. 
Gracias. Gracias a la vida que tengo y a los que me rodean. A los que están cerca y a los que no. Esto es simplemente una reflexión, no es que me vaya a mudar al extranjero ni a casarme (?. Típico "filosofar" a esta hora. Yo no lo llamaría así, pero lo comparto con ustedes porque me hizo bien darme cuenta de esto y quizás les hace bien a ustedes. Que facebook sirva para compartir lindos mensajes e ideales, ¿No? 

Gracias al Universo del que formo parte o como dice un ser especial, a Dios, al Señor, a la Energía, a la Divinidad. 


martes, 3 de febrero de 2015

Él, él y él.

Hoy pensaba tres cosas.
Que estoy demasiado ocupada mentalmente y eso no me trae ningún beneficio.

Es: 

1. Pienso mucho en él. En "él", el que me da la hora, pero no la intención de responderme con el mismo propósito. Propósito del cual, no hablamos sólo de "la hora".

2. También pienso en el otro él. Ese "él" que está ahí. Que me da la hora.. pero no la hora que le pido, me da otra. Me lo dice en un tono agradable y me contesta a tiempo, me responde mirándome a los ojos pero yo no me siento tan convencida. Su manera de contestarme me agrada, pero no me llena, ni me llega. 

3. Y por supuesto, en mi cabeza también aparece invisible pero vivo, el tercer "él". Este es un "él" especial, porque no es ni el 1 ni el 2. Claramente, es el 3. Es el "él" que todavía no llega, el que tiene características del 1 y del 2. Y más. Pero pienso tanto en el 1, que no dejo que el 2 me de la hora que quiera darme o bien, se da cuenta sólo que yo no le doy la hora que él espera que le de y en fin, enmarañado en sus pensamientos, se aleja de mí unos centímetros. Sólo algunos, porque para mi conciencia, yo SÉ que está ahí. PERO tampoco le doy al 3 el lugar de aparecer en mi vida si todos mis pensamientos van a ocupar el lugar del 1. 

Entonces, queda fuera el "él 1", por ser inalcanzable, por aceptar en mí que huyo por temor a su respuesta. 
También queda fuera el "él 2" que me parece que se aleja ofendido por estar y no ser bien tratado.
Y por último, el "él 3" ahí queda... flotando en el aire. Esperando que de mi puedan desalojarse todos los miedos y temores. Todas las fantasías y utopías absurdas. Y que al fin pueda poner los pies en la tierra.