lunes, 25 de agosto de 2014

Fucking amor.

<<Yo le gusto por ser -disculpá flaco- imposible. Andá a cagar, ni siendo directa te das cuenta de las cosas, PELOTUDO.>>
Pensó. Y se acomodó en la silla de cuero sintético casi rota. Casi tan rota como sus pensamientos pobres, "casi" de mierdas totales.
No veía las horas de terminar las horas que le quedaban e irse, aunque cuando por fin estaba en su casa, tirada viendo alguna de las novelas pedorras o los reality shows basura que pasaban por la tele y vaciándose la caja de cigarrillos encima del colchón y con un vaso de whisky en la otra mano, se quejaba de no hacer nada, de ser nadie, pensando conscientemente que con el trabajo de mierda y su rutina vaga no llegaría a ningún lado. Sabe de esto y sabe de su tremenda e inevitable vagancia.
Y mientras continua dejando pasar sus interminables horas de trabajo, papeles llenos de letras y números que ni le interesan, cafés amargos, garabatos desprolijos sin sentido alguno y lapiceras desparramadas por el escritorio, piensa que pensando solo seguirá pensando. Que se piensa con la cabeza y el pensamiento no sale de allí a menos que uno decida llevarlo a la boca y afuera, o a los pies. O a las extremidades de sus manos, que la llevarían con 'sólo un click' a conocer un mundo de puertas infinitas de ideas creativas y posibilidades fáciles de poder hacer algo, para desestructurar y romper su rutina.

viernes, 22 de agosto de 2014

Sueños II

Por alguna extraña razón, un par de meses antes a cumplir los dieciocho años, algo le sucedió a su cuerpo y una mañana antes de ir al colegio, mis tíos descubrieron que entre las sábanas de la cama de mi primo no estaba él sino... un bebé.
Un bebé IGUAL a él cuando era pequeñito. Lo cierto es que al comienzo nadie entendió nada, pero luego todos nos enteramos de que se trataba de un hechizo. No sabíamos de que gravedad, ni tampoco de dónde había venido. Una tarde, mi tía me dejó a cargo ''el bebé'' para que lo cuidara, ya que ella, mi tío y mis padres irían a la casa de una señora que sabían que lo podría revertir todo. 

Estaba mi primo en el moisés. Realmente era él, como tenemos casi la misma edad, yo no me acordaba de su cara cuando era chico, pero sí por las fotos. 
Estaba molesta, lo miraba sentada frente a él en una silla. Hacía bastante que no nos hablábamos. Unos meses. Y ahora porque lo convertían en bebé yo tenía que hacerme cargo. Injusto. 
Pensando en todo lo que nos había pasado en estos últimos meses, lo miré con furia y le dije: 
-Hijo de puta. 
Él jugaba con su celular, tocando la pantalla que estaba bloqueada. 
-Me traicionaste.
En eso empezó a sonar...  



No podía creerlo, había puesto nuestra canción. Con las primeras notas que sonaron fueron suficientes para que miles de recuerdos de los dos se me vinieran  a la cabeza, sobretodo el de mi cumpleaños. 
Ya estaba llorando. Lo miré pensando que no era tan indefenso, se había vuelto un bebé pero en su mente seguía teniendo diecisiete casi dieciocho.

Por todas esas cosas que tenemos en común, hace tiempo ya marchaste de acá. Te cansaste de mí, yo me cansé de vos, pero cuando nos miramos sabemos que no es verdad...

Llorando lo tomé entre mis manos, sentía esa pequeñez física pero me confundía con lo que estaba sucediendo, y entendí más cuando escuché su voz, luego de abrazarlo. 
Como era un bebé y no podía comunicarse bien, me habló en el ambiente. 
-Te quiero prima.

Entre las lágrimas mías y la canción que seguía sonando, llegaron mis tíos. Me sequé las lágrimas y no sé, pero algo en mi interior me dijo:

Bien, se han perdonado.

Ya no va a doler más esa frase torturadora:

"La verdad duele solo una vez, la mentira siempre que la recuerdas"

lunes, 18 de agosto de 2014

De una joven a un hombre sol.. no, fue.

-Pero yo creí que había onda. 
-Son hombres boluda, dejá.
-Na, esa generalización a mi no me va... ¿Hombres? ¡Hombres, justamente! Eso es lo que tienen de interesantes... ¡Ser hombres! pero él..

-¿Él qué? Lo viste una vez, negra, ya fue.
-Nos esribimos seguido.
-Dejá de hacerlo.
-No quiero.
-Terca.
-Y bue. ¿Qué hora es? creo que ya llego tarde.
-y 34
-Basta boluda, en serio.
-Las ocho y treinta y cuatro!
-¿Y por que no aproximás a 35???
-Y porque tengo el reloj digital, dice 34.
-Ok, ok, basta. Demasiado para un solo día. 



sábado, 16 de agosto de 2014

Sueños I

Iba a una universidad que se encontraba fuera de la ciudad. Compartía una casa hermosa de un estilo a las casitas que salían en la película de Heidi, algo así como los chalet suizos; con dos chicas, una de ellas era Oriana Sabattini. Estábamos a 3km de la facultad,  era todo un descampado, la casa tenía tres pisos, un hall a la entrada con una chimenea gigante y dos escaleras que subían a las habitaciones y demás cuartos. Rústica, de amplio ambiente, muy acogedor, casi como de película. 

Yo tenía un aparato que lo había creado durante el verano en mi ciudad, era una especie de placa con pilas de reloj de un lado y del otro cables unidos a ella con lamparitas en forma de círculos, hacía luces y depende de los colores que iba produciendo, sonaban diferentes sonidos, con ese instrumento yo componía mis canciones.

Una noche se hizo una fiesta en la casa y se llenó de un montón de gente que no conocía, todos de la facultad de alguna de las chicas, seguro. Las tres estudiábamos carreras diferentes. Todos los que lelgaban traían para consumir: GOLOSINAS. ¡Hasta había una máquina que disparaba rocklets! 
Por toda la casa habían mesas con una enorme cantidad de algodones de azúcar, dulce de leche, chocolatadas, ositos de gelatina, chocolate en barra, en rama, derretido, crema chantilly, turrones, chupetines, bombones y salsas de variados sabores.



En un momento de la fiesta, decidí ir a la cocina en busca de algo para tomar y vi un montón de chicos tirados en el piso, ''emborrachados'. A su alrededor tenían los vasos de chocolatada y algunos tomaban de una jarra, mientras se reían a los gritos, gritaban incoherencias o se agarraban la panza del dolor que les provocaban las carcajadas... o el exceso de azúcar.  Los vasos tenían leche con cinco o seis barras de chocolate y hojas de marihuana, otra forma de consumirla. 


Más tarde llegó mi familia y antes de ir a recibirlos por el otro lado de la casa, donde no había fiesta, fui hasta mi habitación, sentía que necesitaba tomar algo, pero no agua o jugo, me sentía mareada, caminaba y me chocaba con otros, a la vez con las paredes, las puertas y, no podía presentarme así ante mis padres. Abrí mi caja de medicinas florales y encontré una variedad que no era lo habitual ver. ¡Quería tomarlas a todas! Entonces le eché un vistazo al manual y tomé sólo dos: Mariposa Lily y la otra no recuerdo el nombre. Después de sentirme mejor, bajé por la otra escalera, saludé a mis padres y al ir por algún refresco para ofrecerles, seguí en la fiesta consumiendo azúcares.

Yo tenía, como todo estudiante en esa universidad, sólo en esa,  un 'consejo', se trataba de una <<voz aliada>>, que intermediaba con mis sentimientos, sobretodo con el miedo y la duda y cuando éstos se hacían presente, la voz me daba un consejo al que yo decidía si tomarlo o dejarlo. Al comienzo de mi primer año lectivo en mi facultad, mi miedo era hacer amigas nuevas, por lo que cada vez que intentaba acercarme a un grupo de chicas, o a una sola, la voz me decía 'vas por buen camino' o de lo contrario 'si hay algo que no te hace sentir cómoda, salí afuera que hay un montón'. Una vez recuerdo que me dijo 'Tenés que salir de esa idea de amistad que hay en tu cabeza, fijate también que es lo que hay en tu interior, una vez puede que no haya funcionado, pero no pierdas el valor, seguí intentandolo por vos misma, buscá qué es lo que querés en la otra persona, amigate a vos misma, que la vas a encontrar y no te va a importar el tiempo de espera'.

Y casi me olvidaba de lo más maravilloso e importante de este paralelismo en el que estuve. Iba a la facultad de noche, bueno, íbamos. Era el único horario disponible, puesto que el sitio en el que estábamos era un espacio donde había un centro de energía que durante el día descansaba, adquiriendo fuerzas naturales, energías sabias de la tierra y todo el poder de aquellos espíritus puros que habitaban la zona, cuidando de nosotros, enviándonos por la noche luz, amor, logrando activarse sobre las mentalidades de todos los estudiantes que asistían a las diferentes facultades de la universidad del campo. Todo el efecto que se lograba era durante la noche. El primer día que fuimos, nos dieron una clase informativa sobre lo que viviríamos el tiempo que estudiáramos allí. Al comienzo muchos llegamos con ideas metidas en la cabeza, ideas absurdas que con el tiempo fuimos abriendo la mente y descubriendo que podíamos reemplazar esas ideas por otras, más creativas y objetivas. Hubo algo que jamás nos explicaron en esa primera clase de información, sin embargo cada uno lo descubrió a su manera y para mí, es lo más bello que haya visto en mi vida.

 A la caminata de casa a la facultad, la mayoría lo hacía solo, ya que durante el trayecto era positivo para cada uno relajar la mente antes de entrar a clases, por ello es que tampoco utilizábamos teléfonos móviles, ni siquiera en nuestras casas. Los tres kilómetros que me separaban del campo universitario, ese campo de césped que de día, era verde y fresco, de noche se veía seco, y áspero... pero tenía flores que sólo se veían cuando pasaba caminando cerca de ellas, bastaba sólo un pie en el suelo para que una flor se iluminara y danzara a mi alrededor.
Las flores tenían en su centro pequeñas piedras violetas que sobresalían, brillando como diamantes son luz propia y algunos de éstos salían de los tallos. Ir corriendo era lo mejor, algunos me miraban raro por hacerlo, pero sin dudas lo que más disfrutaba de la facultad era eso: la noche y su magia. Al poner un pie en la tierra, esta se iluminaba de un color y entonces, todo el campo desde donde estaba parada hacia adelante, tomaba un tono anaranjado como el fuego, el pasto seco también se encendía, llenándose de esa luz mágica que no era más que energía, esa energía que abría nuestras mentes para dejarnos ser, para crecer, libremente, amando y saboreando lo bello, lo único que hemos venido a hacer: VIVIR. 


Domingo, 12:09, 08/12/13.

viernes, 15 de agosto de 2014

Noche de Rock I

La  ví al toque. Entró sola. Una morocha hermosa. 
Yo estaba con unos pibes que "conocí" en el evento de face, como para previar un poco antes de caer solo. Entró con un grupo de chicas, pero ahí nomás me di cuenta de que no venía con ellas. Las pibas bajaron a la pista de abajo y ella se quedó como con timidez observando el lugar, creo que quizás ser sentía intimidada por venir sola, aunque quizás podía estar esperando a alguien. Caminaba con las manos en los bolsillos de la campera y se movía disimuladamente al ritmo de las canciones que tocaba la banda soporte... ''Los Reynados'' nombre de mierda y encima, malísimos, una mezcla de folclore y rock nacional...  Pensaba que le vendría bien una voz femenina en ese  grupo, además las letras mucha coherencia no tenían, pero con una piba como yo ahí, ¿Las letras importan? Jajaja, pensaba mientras me imaginaba cantando con ellos en el escenario mientras la gente iba llegando esperando a La Beriso. Vi gente de dos tipos y eso me llamó la atención, lo noté en las chicas, claro, los pibes iban todos iguales. Por un lado, habían unas re chetas, con calza, borcegos con tachas, lentes estilo hipster, anillos, gorritos de lana, unas divas tremendas... Pensaba, ¿Esas saltan y hacen pogo? ¿Se compraron la entrada o la ganaron? Y por otro lado, las minitas de jeans rotos, zapatillas con vida de recitales anteriores, musculosas o remera de alguna banda, campera atada a la cintura y la bandera al hombro. Ah, y por supuesto el infaltable flequillo rollinga. ¡Una variedad había! Y remeras también, vi de Callejeros, de Las Pastillas del Abuelo, La Renga, Los Piojos y una que me sacó una sonrisa prendida de recuerdos, de Jóvenes pordioseros. 
Ella no tenía remera de nada, no tenía puesto nada que fuese en representación de una banda de rock, no entraba en la distinción de rollinga o rock cheta y eso, me gustaba. Tenía un estilo que la hacía única entre los dos tipos de pibas que había para mí esa noche. En un momento, se sacó la campera, más que por calor, por hacerme la cheta jeje, me la até a la cintura y me arremangué el pulóver con los puños de la camisa al borde. Mierda, me hubiera sentido más cómoda si dejaba uno de los dos abrigos en el auto, pero como hacía frio y flashé que había un patio...
Cuando al fin la banda terminó, me ubiqué en el tercer escalón que iba a la pista de abajo, justo al costado izquierdo del escenario, se veía bárbaro. Me sorprendí de mi misma, alrededor mío había muchas chicas en grupitos y yo... No me animaba a hacer sociales. Tenía el celular en el bolsillo, pensaba en sacarlo pero... ¿Para qué? No tenía ni internet, ni crédito. Intenté  hacer de cuenta que no lo había llevado con tal de no usarlo.
Había visto un par de conocidos, pero estar sola me gustaba; empezó a sonar Orugas, el Cosquín Rock se me vino a la mente, y
se ve que no podía controlar el cuerpo, los hombros se le movían solos y con las manos tocaba una batería invisible, con una energía! Era como si estuviera sola en su habitación, yo me reía solo de verla así de compenetrada con la música. Noté que se sabía todas las letras que pasaban de Las Pelotas.
-¡Eh, flaco!
-¿Eh?
-¿Qué estás fumando? ¡Compartí!
-Jajajajajaja-. Bromearon los chicos. Yo estaba embobadísimo con la flaca.  La había mirado tan detenidamente, que ya conocía sus movimientos al ritmo de la música. Me pareció interesante que no estuviera con el teléfono en las manos, eso también la hacía única en todo el lugar. Los escalones donde ella estaba sentada, estaban lleno de grupos de chicas, que en vez de hablarse, cantar, o reírse, estaban con la boca cerrada y los ojos clavados en esa pantalla electrónica.
-Che, ¿Compramos una birra más?
Otra vez me colgué y uno de los pibes me trajo a la realidad, aunque en ese momento, mi realidad era ella.
-Si hermano, dos más. Bancá que te doy la plata.
Creo que fueron los únicos cinco segundos que hasta el momento la miraba, dejé de hacerlo. Busqué entre las cosas que tenia en la riñonera, le di al flaco $15 y cuando levanto la vista, casi me muero, la flaca no estaba más.
Sorprendiéndome de mi “desesperación caprichosa” hacia esa chica, la buscaba por la pista, hasta que por fin la encontré.
Se acercaba pidiendo permiso hasta donde yo estaba, ¿Qué, me había visto mirándola? No podía ser, no habíamos cruzado miradas todavía. Como un estúpido creí que iba a hablarme, pero no, pasó por mi lado y entró al baño, pero al pasar por mi lado no pude evitar soltar un:
-¡Pero qué bonitaaaaa!
Escuché que uno de los pibes que les pedía permiso para pasar me dijo. Me ruboricé por dentro y vaya uno a saber porqué lo hice, me di vuelta antes de entrar al baño y le devolví  el “piropo” con una sonrisa... divina, esa sonrisa me descuartizó en cinco mil pedacitos, la flaca esa era un pedacito de oro mezclado con la frescura y belleza de las nubes y el cielo, el viaje perfecto estaba en recorrerla a ella y lo único que me importó en ese momento fue conquistar ese territorio.

viernes, 8 de agosto de 2014

¿Cómo será mi cara triste?

Me pregunto cómo será mi cara triste. Veinte años de los cuales dieciocho me los pasé dibujando caritas felices, tristes, enojadas. En el jardín me enseñaron qué significa cada una y en el transcurso de mi vida aprendí a ver a esas caras en otras personas, y con esas expresiones aprendí su significado, sus consecuencias, y sus causas... Pero jamás me pregunté cómo se vería esa expresión en mí. Jamás me imaginé cómo me verían los demás cuando yo esté utilizando esas caras.
La verdad es que por dentro se siente horrible, pero no viene al caso. Me sigo preguntando cómo será mi cara triste. Mientras camino al trabajo, siento que llueve, pero no está lloviendo, en realidad es otra expresión que ademas de mi cara que aun no sé cómo es, da cuenta de cómo me siento.
Me pongo los lentes de sol, porque contacto visual es lo que menos quiero hacer en este momento. No puedo dejar que me miren, porque una mirada sobre mí a la que yo responda, ya me quiebra en llanto otra vez. Estoy tan frágil.... Hoy no siento ánimos de hablar con nadie, pero tengo veinte y trabajo. Y no puedo pedir el día a mi jefe sólo por algo personal que me pasa. Afrontar y dejar pasar, afrontar y liberar, dejar ir, let it be.
Me gustaría sólo tenerlo cerca y regalarle un abrazo. Y que a la vez, alguien me regale uno a mí.
En el local no paraban de entrar clientes. Y yo les agradecía por dentro que lo hicieran, era como si supieran que estaba mal y quisieran lograr que piense en otra cosa. Mientras pensaba en todo esto, dejó de venir gente y entró un cliente conocido, casi amigo de mi jefe. Lo saludé amablemente. 
Pensaba en qué es lo que vendrá después de esto. Estaba bajoneada y hasta había perdido las ganas de ir al recital el fin de semana. Ni siquiera quería salir con las chicas. No quería nada. Ni nadie. En eso...
-¿Qué te pasa..? ¿Estás bien?
El cliente. Me sorprendió que me lo preguntara, nos conocemos de todos los días, pero hoy a pesar de que me sentía afligida, había estado usando la ''máscara'' de la empleada simpática, creía que lo estaba disimulando bien.
-Eh? S..sí, sí.. un poco de congestión...
-Se te nota mal, tenes la mirada triste. ¿Pasó algo?
-(Tengo la mirada triste. Se dio cuenta. ¿Cómo se dio cuenta?) Eh.. no bueno, pasa que... falleció un familiar de un amigo y... (mentí un poco la información, a nadie tiene que importarle la verdadera razón, más que a mí) encima estoy resfriada... Estuve llorando y bueno...
-Sí, entiendo, son cosas que llegan.
-¿Se nota mucho?
-Sí, te pregunté porque tenés cara de estar triste, pero bueno, con el tiempo...
-Sí, el tiempo va a mejorar...

Espero. ¿O no? No sé si esperar, pero no quiero pensar en nada ni en nadie. Hoy no me siento para nadie. Ni siquiera para mí. 

De algo si estoy segura, tengo que dejar de pensar ciertas cosas.

Subí al baño, cerré la puerta, lloré y me miré al espejo...

Así es como me siento cuando estoy triste... Así siento los ojos: Como dos aureolas gigantes, como dos bolas de cristal frágiles que amenazan con romperse cada vez que lloro un poco más...


Otra vez yo... esto de no ser Penélope no está tan bueno. 

jueves, 7 de agosto de 2014

Sos tu propio aliado y a veces, tu enemigo.

Estuve  apunto de escribirle una carta a Cris Morena, por email, para reprocharle, cómo es que Noa y Venecia tenían que despedirse. Ella no, no podía irse, no tenía que. No pude ver el ultimo capítulo el domingo y me contaron que los seres de luz se iban y se despedían de los chicos, de todos, inclusive esta pareja, que fue con la que más identificada me sentí. -Ellos tienen que estar juntos!! -Pensaba.
Hasta que vi el capítulo completo, y las palabras en el dialogo entre Venecia y Noa me emocionaron, realmente conmovedoras, eso me cerró totalmente la idea de porqué no hace falta que ella se quedara en este mundo...
(dialogo)

-"No me esperes Noa, nuestras almas están unidas hace una eternidad y van a seguir unidas, formá una familia. Viví a fondo esta experiencia humana, nuestras almas están hechas para amarse, para siempre y eso no se ve amenazado por todo el amor humano que puedas llegar a sentir."

Y si, es que realmente somos como escuché en una canción, una célula, viajando entre la nada y la eternidad... Esa célula, es la vida. Y la vida es sólo una experiencia más, un PASO, nuestras almas vienen viajando con el tiempo y es un tiempo que va más allá de los relojes, los años, los siglos. Traemos con nosotros información y nos vamos con más de ella.


A veces me pongo a llorar como una nena cuando me 'engancho' o me apego, o me enamoro por así decirlo de un 'imposible', por ideas, distancias, o diferencias inevitablemente marcadas por el sueño del planeta. Y ahora me siento mejor pensando en que tal vez mi alma ya este unida a otra, viajando por el tiempo, atravesando realidades paralelas y otros mundos... eternos.


Sé que para muchos el programa de Aliados era una fantasía, sé que muchos critican a Cris por las cosas que hace, 'siempre flasheando', pero cada cosa que vi en esos programas, cada uno de ellos,era un reflejo de todo conocimiento nuevo que fui adquiriendo en mi vida. Y no es por discriminar ni nada de eso, pero Aliados fue un programa para pocos, para los ''elegidos'',aquellos que realmente abrimos la mente, la cabeza y el corazón dispuestos a cambiar nuestros pensamientos, a cambiar sí, aunque parezca loco e imposible, el mundo... A perdonar y perdonarse, a dejar ir, dejar ser, a amarse y amar, a respetarse para ser respetado, a mirar, abrir los ojos, moverse del lugar en el que estamos, a mezclarse entre la gente y caminar en diagonal, como si el mundo en el que vivimos, fuera un tablero de ajedrez, moviéndonos como el alfil, más sueltos y menos estructurados, teniendo el valor de ir en diagonal en un mundo, este mundo, donde todos quieren ser como el Rey, yendo hacia adelante, atrás o hacia los costados.


Para mí este programa fue maravilloso, pude darme cuenta que no soy la única elegida, por decirlo de alguna manera, que tiene estos conocimientos, que cree en ellos y que quiere lograr cambios. Gracias Cris Morena! Sos una persona maravillosa, estás en mi vida formando parte de ella como una más de los elegidos, lo que logras con tu amor y tu creatividad, es realmente una locura increíble la verdad, entre el año pasado y este aprendí muchísimo. La serie Aliados resume en dos temporadas mis conocimientos de esta célula, viajando de paso por la vida, entre la nada y la eternidad.


Y a no decaer! Que seamos una célula nada más, no quiere decir que seamos insignificantes! ¡Somos VIDA! A muchos nos han enseñado que lo pequeño no tiene valor, que mientras mas grande mas valioso es..y no! Lo valioso es lo que lleva dentro, y lo que llevamos es vida, experiencia, en la que estamos viviendo, y hay que compartirla! Hay que vivirla y disfrutarla a cada detalle, al máximo, no son en joda las frases típicas de 'vive tu día a día como si fuera el último'.

Y aunque diga esto que voy a decir, aunque quienes lo lean quizás piensen que lo digo y parece fácil sólo decirlo (en Aliados también parecía fácil, porque claro, es ficción y la serie duraba 50 minutos), lo importante no son las broncas, el rencor y los malos recuerdos. Sí, se que pasamos por momentos horribles. Fuimos víctimas de bromas pesadas, de daños, nos hemos dejado vencer muchas veces. Caímos a un pozo de cinco mil metros de profundidad, estuvimos en la oscuridad muchas, muchísimas veces. Sentimos miedo, sentimos odio, sentimos furia, incluso hemos huido creyendo que hacíamos lo correcto; pero el punto es que hay que VIVIR la vida, no perdamos el tiempo dejándonos vencer o temiendo por lo que pueda suceder, GANEMOS tiempo, HAGAMOS lo que nos gusta, DIGAMOS eso que queremos decir, GRITEMOS lo que no podemos callar, CORRAMOS para sentirnos fuertes si es necesario...

Para SENTIR que somos ese PASO por la VIDA, tenemos que ACTUAR en ella.


Y por más dificil que parezca, EL PERDÓN, EL AMOR, Y EL DESAPEGO... Son las claves, no hay secreto, Y en cuanto al primero, es empezando por uno mismo, por cada error que uno sienta que haya cometido, por más tonto y bajo que sea, porque luego, al sentirse perdonado, ya estamos amando, al pedirnos perdón, ya amamos, y por más difícil que parezca, PERDONAR al que consideramos ENEMIGO, para así dejar ir, soltar, es este el desapego, en cualquier contexto, en cualquier tiempo, soltar y liberar energías, ''No hay peor daño que el de uno mismo'' leí en un libro, y nosotros, somos nuestro propio enemigo, asique a esa persona que VOS sentís que te hizo daño, que te falló, te traicionó, te lastimó o te engañó, decile (no  es necesario que se lo digas personalmente, con que lo sientas o lo escribas en algun ladi, en algun papel ya está! La otra persona quizas ni le interesa nada que venga de tu parte, pero a vos si te interesa soltarlo, porque si vos lo soltas ya está, no vuelve, pero acordate, soltá, sin miedo y desde tu interior): TE PERDONO. TE DEJO IR. TE LIBERO. Vos crecés diciendole estas cosas, el RENCOR NO TIENE VALOR, EL RENCOR TE HACE RETROCEDER, TE HUNDE MÁS. Y por más que cueste, por más difícil que sea; TE AMO, GRACIAS POR HABERME MOSTRADO ESTA SITUACIÓN, porque pase lo que pase la vida es un paso más, y de nada sirve llevar el peso de esa bronca a otra persona o situación durante todo este paso. Estas cosas molestas no son herramientas que puedan servirte luego, lo que aprendes de ellas, eso sí.

Desapego también hace referencia a la ambición, el dinero, el juego, los lujos, todo eso puede tenerse sin necesidad de volvernos locos, adictos y obsesivos. El tabaco, la droga, la marihuana no son solo diversión o formas de escapar de la realidad. Sí, fumarte una seca o dos te va a distraer un poco de la vida que vivís, pero no te va a hacer todo más fácil. Si estas en ella es por algo y no porque sí. DEJÁ IR. LIBERATE.
Sé vos! Aferrarte a lo que te hace mal y lo que te genera bronca te traba en este camino, tenes que vivirlo a fondo! Dejá ir todas esas broncas.  Estas tres simples palabras cargan con energía y luz que nos llena el alma,
PERDÓN
AMOR
DESAPEGO


¡Gracias por leerlo! ¡Gracias por compartir este mensaje!


Martina Esparza.


Treinta y cuatro

Cari venía a tomar mates y yo recién estaba levantándome. Suerte que es mi mejor amiga, sino… ¿Sino qué? A veces está bueno mostrarse tal cual una es, ¿Para qué quiero caerle bien a todos? Jaja, a veces soy demasiado bipolar pensando. Ya eran las diez (y 34) y me dispuse a preparar algo para comer. En eso me suena el celular.
-Hola loca, que onda?
-Estoy yendo piba, llevo una tarta de manzana, dale?
-Dale. Apurá que tengo que contarte un par de cosas.
-Dale, ahí me subi al 34.
-¿Al 34?
-Al 35, jaja, el parcial me secó la mente.
-¿Y por qué 34?
-Jajaja no sé, que se yo, me equivoqué. Después hablamos!
Y esa fue la conversación. Cortamos y en la pantalla me aparece el contador de la duración de llamada: 00.34 segundos. Ok, estoy loca o es una señal de que tengo que jugarle al número y por fin olvidarme de él.

(¿Del número?)


No, del pibe. 

*Nota de una joven a veces sola, a veces no*

domingo, 3 de agosto de 2014

¿Podré romper las cadenas?

  No entiendo. Basta. Se terminó. Otra vez alguien que me dice: 

"Hey... bajá a la tierra" 

Y sin embargo yo y este maldito sentimiento de buscar lo imposible queremos seguir volando.
Seguro que en mis antepasados tengo una historia de amor que no pudo terminar bien y acá estoy yo... en este cuerpo, en este año, luchando por cambiar eso. 

Pensando a veces demasiado, y encima con un peor enemigo: las malditas redes sociales. 

Chau.

Yo.

Respuesta #2 de una joven a un hombre solo

No puedo no decir nada. Cuando conozco algo nuevo, cuando un nuevo sentimiento se despierta en mí, no puedo hacerme la gil y hacer de cuenta que no existe, cuando sé que está, que estuvo y que va a seguir estando. 
Quizás no abra la boca de mis dedos y no le escriba nada. Porque nunca quiero "dar a entender nada", para adelantarme a cerrar una puerta que quizás yo misma quería abrir, para no permitirme un intento. Dios, que despistada soy. Todo lo pienso, todo. Mucha complejidad, demasiada. 


Ufff nenaa, deja de ser tan... ¿Obvia? Siempre fuiste así. Siempre. No cambiás más vos eh? ¿Qué clase de  virtud puede ser esa? SINCERIDAD al PALO. Jajaja, no, no pega. Yo no pego, una, no pego una. Mejor sigo con lo que estaba haciendo.


Hoy me gustás más que ayer y mañana serás pasado.  No, no me gusta para título.

La única vez

Ella se mantiene en silencio cuando le digo algo de la edad. Es mucho más joven que yo y el hecho que sea interesante, es loco pero... me asusta. Sé por qué no dice nada, deja que pasen los minutos entre los dos para que pase algo entre medio y evitar así hablar del tema. Yo sé que le molesta, que a ella no le importa la edad y por eso nunca saca el tema, pero cuando alguna conversación me da el pie para hablar del tiempo, las experiencias y demás cosas, soy el primero en tirar una frase onda "Cuando tenía tu edad..." y entonces ella cambia su cara completamente y como sé que no va a decir nada, o bajo la voz o cambio el tema. Una vez lo comprobé. Me quedé callado sin decir nada más y ella no habló ni cambió el tema, por veinte minutos. Sí, 20. Y ahí sonó el portero, una lástima, yo quería saber hasta dónde llegaba su testarudez. 

Y a veces me pregunto qué pasará por su cabeza en ese momento de silencio. 
Otras veces me arrepiento de decir algunas cosas, pero...¿Qué puedo decir? Es la realidad, yo tengo muchos más años que ella, casi una generación, eso es algo que dice alguien que no tiene idea lo que es una generación. Y sobretodo cuando está ella cerca o aparece con un mensaje de la nada, o con una canción desconocida por muchos que al operador de la radio se le ocurrió poner... Y cuando pasan esas cosas me asusto más, porque así como no tengo idea de lo que es una generación, puedo ni siquiera intentar aprender su concepto, si ella está, tanto ahí en mis pensamientos como fuera de ellos. Y pienso en la palabra generación y me parece un concepto enorme, como globalización, como si intentara acatar un contenido de cosas extensas, que a la vez significan otras y otras y otras y entonces su cara se me viene a la mente y me desespera pensar, que si por esta vez (la mayoría de las veces pienso que es la única vez) me esfuerzo en entender la definición, el contenido y aplicarlo a mi vida... Podría perderla.
Podría perder un mundo y una vida si me dedico a pensar todo.
Al fin y al cabo, ¿Venimos a pensar o a vivir? 


Esta es mi nota. 
(de un hombre acompañado a veces de más, el maquineo me juega en contra la compañía)



Posdata de la respuesta #1 de una joven a un hombre (mayor, según él) solo.

Dejé sobre el escritorio una nota que no vas a leer, porque estás solo y no vivís conmigo, porque ni te conozco y ya te escribo, porque me gusta creer que en algún punto de la misma ciudad en la que vivimos lees lo que escribo mientras hacés tu vida y esperas a tus amigos para pasar el sábado a la noche con una joda tranquila, o no. Es lo último que digo, mientras escribo saliendo del baño y con el toallon en la cabeza, maquillándome mientras intento que se me seque un poco el pelo, mientras pienso, porque sí, todo el tiempo pienso, que pensás mucho para lo que la tercer mirada podría decir que hacés. 
Si no entendes a que me refiero, la mirada puede significar tres cosas... Me referí a eso en un estado de facebook.

Ahora sí, me voy.

Yo.


"Una mirada. Puede significar tres cosas: lo que yo creo que significa, lo que significa y lo que los demás creen que significa."

Respuesta #1 de una joven a un hombre solo.

Mucho más injusto de lo que creí. 
Pero bueno, quisiera responderte con un número de letras impresionantes, todas organizadas en palabras que significan algo. Muchas cosas que si te conociera más, te diría, pero sí, la noche me espera. Al fin decidí qué ponerme y cuando salgo está frío. La complejidad de las mujeres no es de naturaleza propia, el clima nos hace así de "problemáticas y vuelteras". Tengo más para decir, pero poco tiempo. Mañana continúo, quizás. Si consigo llegar al nivel uno en mi estado alcohólico, tal vez se borre todo pensamiento que pensaba plasmarte.

Yo. 

¿Cuándo va a venir?

El barrio,
La gente afuera,
La cara de la luna,
El olor a tierra,
Las plantas húmedas, Mi viejo cocinando con las puertas de la cocina abiertas de par en par, la música del vecino a un volumen que enfiesta,.. es bárbaro. 
Es impresionante como UN día, en medio de un invierno, puede hacerse verano. Estamos viviendo el sueño de la humanidad desestabilizada. Estamos viviendo las consecuencias de todo el egoísmo humanizado que se fue juntando año tras año... de a décadas
de a siglos. Nadie quiere creer a los medios ni a "los que saben" cuando hablan del cambio. Nadie quiere despertar del sueño. Sólo unos pocos. Sólo nosotros. Sí, vos y yo. Y unos más. Mentime, decime que no es verdad, dos en más de 8mil millones de habitantes, ¿Cómo escapar? Ya no nos queda más que enloquecer y ser parte de esta realidad ensoñadora, que nos priva de la libertad de vivir una vida a nuestro gusto, a conciencia, cuidando y respetando lo que nos rodea. Agua, tierra, aire. Ser y dejar ser. Ser y fluir. ¿Qué hacemos? ¿Cómo? La locura ya es universal. La intención no sólo es lo que vale. Hace falta acción. La humanidad nos necesita. La humanidad pide a gritos el cambio, aunque no lo demuestre. Necesita VERDAD, aunque no la quiera. 

28º, 2 de Agosto, 2014, INVIERNO.



Penélope.