lunes, 23 de diciembre de 2013

Crying in the rain A - HA

Llorando en la lluvia

Yo nunca te permitiré ver 
la manera en que mi 
corazón roto me está hiriendo. 
Tengo mi orgullo y sé como esconder 
toda mi tristeza y dolor, 
haré mi llanto en la lluvia. 

Si espero cielos tormentosos 
no diferenciarás la lluvia  
de las lágrimas en mis ojos. 
Tu nunca sabrás que yo aún te amo tanto. 
Aunque los dolores del corazón permanecen, 
Haré mi llanto en la lluvia. 

Gotas de lluvia caen del cielo. 
Nunca podrían llevarse mi miseria. 
Pero desde que no estamos juntos, 
rezo por tiempos tormentosos 
para esconder estas lágrimas que 
espero que tu nunca veas. 

Algún día cuando mi llanto termine, 
voy a lucir una sonrisa y caminar en el sol. 
Puedo ser una tonta, 
pero desde entonces, cariño, 
nunca me verás quejarme 
Lloraré en la lluvia. 


Lloraré en la lluvia.

Lloraré en la lluvia. 
Lloraré en la lluvia. 



A vos, que nada fuimos. A vos, 'casi' amigo.

Y yo que un día te lo tarareé jugando, sin darme cuenta, sin  pensarlo. Es como si la hubieras escrito vos. Ummh. No se que pensar ya. Nada más. Nunca hubieron compromisos, no. Te amo. Te amé y perdón, fue sin querer. En serio no quise al principio, no quise dañarte. Pero me fue difícil después de entenderte.

Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo, 
es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo 
ya no puedo acercarme a tu boca sin deseártela de una manera loca 
necesito controlar tu vida, saber quién te besa y quién te abriga. 


Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo 
es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo, 
ya no puedo continuar espiando, día y noche tu llegar adivinando. 
ya no sé con que inocente excusa pasar por tu casa, 
ya me quedan tan pocos caminos y aunque pueda parecerte un desatino 
no quisiera yo morirme sin tener algo contigo. 


Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo 
es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo 
ya no puedo acercarme a tu boca sin deseártela de una manera loca 
necesito niña controlar tu vida, saber quién te besa y quién te abriga 
ya me quedan muy pocos caminos y aunque pueda parecerte un desatino 
no quisiera yo morirme sin tener algo contigo. 


Algo contigo, algo contigo 
niña no quisiera yo morirme sin tener 
algo contigo, algo contigo, algo contigo. 


Triste el destino que me espera sin poderte conocer 
algo contigo, algo contigo, algo contigo. 
ya no hay excusa, ya no hay nada que tenga que perder 
algo contigo 
como un esclavo, 
algo contigo 
esclavo para siempre no me importaría ser, 
algo contigo 
eternamente esclavo, 
niña no quisiera yo morirme sin tener 
algo contigo, algo contigo, algo contigo. 
triste el destino que me espera sin poderte conocer 
algo contigo.


jueves, 28 de noviembre de 2013

Fuimos.

Ambos sabían que el otro sabía.
Sabían que caminarían y que ese día sería tal vez,
igual que al resto de su vida.
Las vías estaban intactas de hacían unos 4 o 5 años.
Él fue a esperarla ahí.
En el mismo lugar de cada mes. A la misma hora.
Al costado de la vía, el margen de toda su vida.
El tiempo a veces no existía.
Pero esa tarde sí que transcurrió.
Él miraba su teléfono, pero Ella no llamó.


Simplemente se habían cansado.


El de esperarla.
Ella de seguirlo.


Y así nunca más se cruzaron, ni siquiera al final del camino.



 

Penélope -MEC-

lunes, 25 de noviembre de 2013

Yo soy.

Y es hoy que mis ojos se cierran y puedo pensar, 
sentir que ya nada me va a superar,
buscando la fuerza donde no está,
el cambio que quiero, que necesito,
y detrás de sus ojos se que no se verá 
más que el recuerdo de un día feliz. 
Y no volveré a sentir esa brisa, 
que comenzaba de noche y terminaba de día.
Creyendo en nada, me siento más sola. 
Hablando sin escuchar, mirándolo sin mirar...
Creía en esa felicidad, estaba ciega. 
Escuchando a Germán cantar Como el viento,
me lloro bajo la lluvia, 
las mismas lágrimas que vos.
Intentando llegar más Cerca de las nubes
y creyendo igual que el cielo, 
que después de la tormenta siempre sale el sol.
Y me tropiezo de repente, con la nada, me dejo caer 
y ya no se donde volar.
''No es que dejemos de volar, solo que ya no vamos de la mano''
Me miro frente a un espejo y... ¿Que veo?
Emociones en silencio, gritos que enmudecen con el tiempo. 
No entiendo como yo pude llegar a esto.
Martina, sí, ¿Quien sos?
La chica de camperita y zapatillas rojas, de chupin negro.
La que le molesta que al resto les joda sus variedad en gustos musicales,
la que escucha Justin Bieber, ve Violetta y ama Las Pelotas,
la chica que se tiñe el pelo de colores y se hace trencitas en toda la cabeza.
La que tiene sueños re flasheros,
la que cambia de personalidad con el paso de las horas.
la vueltera, la melancólica, esa Martu...
La chica que es artista, pinta, dibuja, y es actriz,
la que compone canciones para sentirse feliz,
la que escucha música lenta para llorar más, 
la que ama la luna, la lluvia y la música,
la que alguna vez probó y le gustó el pucho,
la que le insistió a un amigo que lo dejara,
la que se dio cuenta que ESE no era un amigo, 
la que llora sensiblemente por una canción, un recuerdo, o un adiós,
la que llegó a su vida y sin darse cuenta fue LUZ,
la que tiene pocos amigos, muchos pasajeros, pero verdaderos,
la que canta de noche y sueña con viajar por el mundo,
la que entró a una carrera y la deja por otra,
la que se ríe como chancho, burro y bocina de barco,
la Martu de siempre, quizás de nunca, la chica común.. como un ser humano más. De la voz poderosa cuando se oyen las notas de una guitarra. La chica del camino de colores, de las flores, del amor, de la vida, de mi todo, el universo, el cielo, de mi sol.
Esa Martina, la chica que escribe, esa soy yo. 


Penélope
-MEC-




sábado, 2 de noviembre de 2013

La vida como un cálculo matemático.

Me siento con los ojos llorosos, como esa vez en clase, ¿”ESA” vez dije? Pffff... ¡Si me habrá pasado! Sentada en mi banco escolar, en la fila del lado de la ventana, junto a 25 compañeros más que prestan atención y hacen anotaciones... Mientras la profesora explica y hace cálculos, llenando el pizarrón de números, rayas, y símbolos extraños que muestran como resultado algo tan simple y que yo no logro entender.
-Se entendió?
No sé si es por el miedo a preguntar o si es que es tan fácil y yo la única sin entenderlo todavía.
-Sí. (Todos)
-N... no... (Yo)
-¿Qué no entendés Martina?
-Nada...
-Pero, a ver, ¿Qué es lo que te parece difícil?
-Todo...
Y así me siento hoy.  Sentada en una silla petisa, de madera, observando desde el rincón de mi vida  todo lo que sucede alrededor, todo eso que dibuja situaciones conflictivas ante mí, algunas que parecen fáciles de solucionarse y no lo es para mí. Observo a mis amigos, mis familiares, mis seres queridos. Bailando en ese pizarrón, que es mi vida. Y yo, que estoy en él también, dibujada de diferentes formas, también me observo desde afuera, sentada  en mi silla, sola. Y una voz superior me dice:
-¿Qué pasa, Martina? ¿Por qué tenes los ojos llorosos?
-Es que... No entiendo. ¿Por qué todo parece tan fácil, tan lindo, tan simple y después se torna difícil?
-A ver, ¿Qué es lo que te parece difícil Martina?
-Todo.
Llorando no soluciono nada, las lágrimas borrarían entonces los cálculos dibujados en el pizarrón, sin dejar rastros. Ni llegar a las soluciones. Ni saber si es el resultado correcto o no, siempre se puede corregir, pero si lloro, si lloro no puedo. El llanto me sirve solo para desahogarme y sentirme libre por un ratito, como la música. Pero no me ayuda a salir, solo a borrar todo y eso sería casi lo mismo que escaparse. Y si me escapo borrando el pizarrón, que representa mi vida... ¿A dónde voy?
A la muerte. Pero no es la solución. No voy a encontrar otro pizarrón que dibuje mi vida como yo misma lo he hecho.



Penélope

domingo, 15 de septiembre de 2013

Máximo.




Ella corría. Creía que el viento que había soplado ese Viernes 15 de Febrero de 1924, una mezcla entre lluvia y hojas verdes de un verano precioso, no volvería jamás. Creía que nunca volvería a enloquecerse de aquella manera, nunca, nunca como esa vez. Cuando él la miraba, se tapaba la cara con el sombrero, y la hacía sonreír con comentarios locos y absurdos. Cuando le quitaba de la cabeza la vincha bordada de flores que ella misma había hecho, se la ponía en su cabeza y la imitaba, ella reía, reía locamente y él se encantaba.
Cuando la miraba, invitándola a un beso y ella se enrojecía. 
Cuando amagaba tirarle la vincha bordada al pasto húmedo. Cuando ella intentaba que no lo hiciera. Cuando lo hizo. 
Cuando le juró por Dios que iría a recogerla para ella, pero al final le confesó ser ateo y tuvo que ir ella misma.
Pocos detalles en ese día enloquecían su mente en recuerdos, ahora, con sus 92 años. Sentada en el balcón de su pieza, soñaba con su pasado 'aventurezco' 74 años atrás.


Su vida había pasado, él finalmente había viajado a estudiar. Y ella había tenido que seguir. Como en ese entonces él era su secreto, nadie supo porqué lloraba a veces, tirada en la cama, o porqué se pasaba horas mirando las estrellas, la luna, pensando en cómo se vería aquel astro celeste desde donde él estaba.
Pensando en él.


Recordó un diálogo, unas palabras que se dijeron días antes a despedirse. Un diálogo que jamás, jamás olvidó. Que durante esos diez años estuvo presente en su cabeza. Y que durante pasado ese tiempo, al no notar el regreso de su amor, tuvo que levantar la cabeza y seguir con su vida.
-Pe... pero 10 años es mucho tiempo...
-Sí, lo sé, pero es lo necesario para formarme. Supongo que en diez años ya habré finalizado mis estudios y estaré listo para volver a la Argentina. Si todo se da  como lo he pensado, claro.
Ella lo mira, silenciosa y con los ojos brillantes...
-No, no. No me mires así. Por favor. Te voy a venir a buscar.
-Pero Máximo, ¡Yo no sé que pueda suceder de acá a 1934!
Él la mira. No dice nada.
-Tenés razón, Claudia. Y te voy a extrañar.
Ambos lloraron luego, e intentaron olvidar todo con un abrazo y un café.

Al fin y al cabo los años fueron pasando y ella hizo de su vida lo que pudo. Se convirtió en escritora, fue una modelo muy conocida y querida por la gente. Pero nunca se dio el gusto de casarse, tener hijos, formar una gran familia.
Siempre había uno que otro muchacho por ahí, pero nunca pasaba nada.



Esa noche de 1998, donde la luna brillaba hermosa y el cielo comenzaba a nublarse, avisando una posible tormenta, Claudia escribía en su cuaderno de siempre, cómo le gustaría volver a verlo o al menos saber de él. 
Setenta y tres años sin saber nada, sin verlo, sin oír su voz, sentir su piel rozar la suya al abrazarse, nada.
Pasaron como estas, más noches. Hasta que una vez, sus restantes años de vida se volvieron interesantes.

Fue confuso, pero se dejó llevar. Y se sorprendió, cuando sintió regresar en ella la misma sensación de enloquecerse de una única manera, que sólo ambos eran capaces de comprender.

Sí, Máximo había regresado.
Lo miraba a los ojos, descubría que era la misma mirada de cuando era un jovencito de dieciocho.
Pensaba que muchas cosas habrían sido diferentes si jamás hubiera desaparecido así. Quizás regresó porque se enteró que ella lo extrañaba, lo necesitaba, quizás le dieron ganas de volver sólo porque sí, o de saber si aun ella estaba viva...
O quizás, sólo volvió sin darse cuenta y sólo ella lo tuvo en cuenta. Sólo ella lo sintió tan cerca otra vez.
Quizás es que ella decidió dejar todo su pasado atrás desde que las cosas se tornaron difíciles: los años que transcurrían, la imposibilidad de comunicarse y su propia mente, que no la dejaba dormir, descansar, día y noche, día y noche, extrañándolo.

Esta vez, al mirarlo a los ojos detenidamente pudo intuir y observar algo maravilloso: su esencia era exactamente la misma, no había cambiado en él nada que no fuese superficial. 

Fue todo muy enredado, Máximo no la recordaba pero ella era feliz de volver a verlo, sin embargo, internamente sentía un leve dolor. 
Imágenes borrosas empezaban a girar a su alrededor, no lo soñaba, no lo veía, no sabía qué sucedía. Una luz fuerte la despertó.

El corazón le latía fuerte, se descubrió sonriendo y llorando como una adolescente. 

El no, no estaba, no había regresado. 
La luz que la despertó fue un inmenso rayo que cayó cerca de su barrio e iluminó media ciudad.Un fuerte viento se había levantado y había tirado sobre su cuaderno de siempre, la mitad del café que había dejado sobre el escritorio antes de dormir.

Se sintió desconsolada, sola, incomprendida. por primera vez se arrepintió de no haber conocido a otro hombre, haberse casado, haber tenido hijos. 

Máximo jamás regresó. Claudia lo soñó una vez y esa, fue la última vez.
Penélope - MEC - 





domingo, 25 de agosto de 2013

Cosas que escucha una en el colectivo!

-Y yo le decía "Tenés tiempo hasta Diciembre..!" Y yo, no sé, después se va de viaje el chabón... y, SE VA, ENTENDES? Se va de viaje. y él me dice que no, "no digas así", pero yo le digo que hay que pasarla bien ahora porque después... Y yo acá, yo lo voy a extrañar y yo no quiero que el chabón se vaya de viaje mal... No sé.


Yo la escuchaba hablar al tiempo que me daba cuenta de cómo le había prestado atención, tanto como si  con esas palabras se hubiera dirigido a mí. Estaba parada al lado mío con su acompañante que, ¡No le decía nada! En una cosa así, ¿¡Cómo no iba a contestarle!? Yo sé lo que esa chica sentía. Y yo en mi cabeza le habría contestado tantas cosas!
Que la entiendo, que pienso igual, que se va de viaje en Enero, que voy a extrañarlo pero quiero vivirlo todo ahora, que aprendí cosas importantes de él, que lamento no haberle dado bola en 5to año del secundario, que lo supe querer en poco tiempo, que sin importar lo que muchos me digan de él a mi me gusta así, que.. ¡Tantas cosas!. Pero no. No se dirigía a mi. Y creo que la incomodé mirándola. 

Me había quedado embobada pensando en la coincidencia de habernos cruzado, sin conocernos, con una historia en común y en el mismo colectivo. 
Vibró mi celular y bajé a la realidad. La chica me miraba raro porque yo la miraba. Dejé de mirar y de pensar (como él me decía, que pensaba mucho).


Y sonreí. Y volví a mi.

Penélope -MEC-

Mierc 21/08/13



Sin razones ni explicaciones

Enardecida, enfurecida,
enloquecida, gritó:
¡Locura excepcional, 
saldría de aquí si pudiera!

Aniquilada, acabada,
destruida, lloró.
Como una nuez 
al pudrirse por dentro.

Espantada, consternada,
atravesada.. ENLOQUECIÓ.
Exaltada, exagerada,
ajustada, MURIÓ.

De manera insólita,
esta vez fue la locura
que apareció y la envolvió,
en su manto negro, ardiente,
la miró a los ojos,
el amor...
Y la raptó.


Penélope -MEC-

martes, 6 de agosto de 2013

La palabra. Obstáculos.

Wolton, investigador de ciencias de la información,  planteaba dos obstáculos al intentar comprender la relación entre el ideal de la comunicación (aproximar a los hombres, valores, culturas) y sus intereses e ideologíastambién los planteaba al buscar una solución para salvar la dimensión humanista de la comunicación, cuando triunfaba su dimensión instrumental, se cuestionaba.. 
¿En que condición salvar la magnifica dimensión de la comunicación , que le hace desear entrar en relación con el otro, intercambiar por el, cuando por el contrario, todo va en el sentido de los intereses?

El primer obstáculo.

Esta ligado con la palabra misma, que es inasequible, indomable y polisémica; se escurre cuando se la intenta aprehender, desborda de sentidos y referencias sobretodo por la sociedad contemporánea  dominada por los incesantes intercambios.

El segundo obstáculo.

La polisemia de la palabra.
''Comunicación'' no es la única palabra compleja que forma parte de nuestro entorno conceptual cotidiano. La misma polisemia se encuentra en las palabras. ''individualidad, libertad, democracia, identidad, información. En este punto, NADIE ES EXTERIOR A LA COMUNICACIÓN, NADIE PUEDE MANTENERSE A DISTANCIA DE ELLA, TODOS ESTAMOS INVOLUCRADOS, NUNCA ES ESTA UN OBJETO NEUTRO, EXTERIOR A UNO.  






Fito Páez: Las Palabras. 

Las palabras no me creo lo que dicen, mis palabras son el centro del misterio. Las palabras nos explican lo que nunca entenderemos. Si fue cierto, fue mentira o si al fin fue todo un sueño.











lunes, 5 de agosto de 2013

Momentos

Momentos de Fantasía
Momentos de Sueños hechos realidadMomentos de Renacimiento de la InfanciaMomentos de Felicidad PlenaMomentos de PasiónMomentos en los que una se siente realizada, orgullosa de una misma.. Momentos maravillosos gracias al Arte, que me lleva de un lado al otro, que me atrae y me aleja, que me enamora y me deja, que me apasiona y me enamora completamente cada vez mas, me inunda de magia y sabiduría, .. El arte..





Penélope -2011-

sábado, 3 de agosto de 2013

¿Emborracharse o llorar?



Y se fue así nomas, sin decirme nada.
Nada de tiempo para despedirme.
Despedirme de todo nuestro pasado.
Pasado que en sí, siempre será pasado.

No era necesario desvanecerse así,
tal vez el querer solucionar lo llevo a huir. 
No hacía falta aclarar que todo había terminado.
No hacía falta que otros entendieran lo que sentimos.

Sentiste el mundo desvanecerse en mis manos,
quizás lo mismo sentí yo al comienzo.
Y corrí, me dispuse a hacerlo.
corría con furia porque creía hallar una respuesta, en la velocidad.

Hoy que al fin descanso entre silencios,
hoy pienso, ¿Qué?,
¿Es peor emborracharse que llorar?

Me empecé a llenar la boca con insultos banales,
la cabeza con ideas sin sentido
y el mi corazón fue oscureciendo,
las ganas de gritar que alguna vez existieron en mi,
enmudecieron.

Cuando te vi volver, intentabas hablar dentro de mi,
pero no quise escucharte, te oía lejos.
Y al final te transformabas en un triste recuerdo
que desaparece al oír escaparse el tiempo,
destruyendo cada uno de esos momentos
que hoy no distingo entre recuerdos y sueños.






Penélope - Martina Esparza

miércoles, 31 de julio de 2013

¿Y si el pasado y el mundo exterior sólo existen en nuestra mente, y siendo la mente controlable, también puede controlarse el pasado y lo que llamamos realidad?

sábado, 20 de julio de 2013

Será (que jamás tenia que pasar así)

Yo no se todavía lo que me hiciste sentir... Es como la fiebre cuando quema, si la nube que arrastras llegara a un sitio final... ¿Cuanto tiempo guardas un secreto? Será por ti, será por mi, será por todo lo que fuimos hasta el amanecer.
Desde el monte que abrazo caminos sin explorar, ¿Calmará la lluvia este desierto?
Con el alma en las manos tratando de descubrir ¿Que será de nuestro cuerpo alado? Será por ti, será por mi, será por todo lo que fuimos hasta el amanecer.


Las Pelotas.

miércoles, 17 de julio de 2013

Suicidio

Le decía que se calmara, él la miraba, la escuchaba pero ella... Nada.
Ella, sola se ahogaba  en ese mar terrible, lleno de tristeza, de sus propias lágrimas.
Y en su interior sabía, sabía que dual era el error,
sin embargo sentía culpa, un intenso dolor..
Las fechas, las horas, quizás ya no importaban.
Quizás eran solo eso, números, tiempo que pasaba.

Un día salió a caminar, lejos de él, lejos de sí, lejos de todo.
Olvidando su gente, su pasado, sus diferentes modos.
Dejando de lado su posible futuro se había dejado envolver por la oscuridad una vez más.
Pero esta vez fue mas profundo,
su todo había cambiado, ahora era diferente.
Por amor se había arriesgado, ¡Egoísta a sí misma, tonta, inocente!

Y caminando por una calle sin ruidos se perdió.
Atardecía, se hizo de noche y no regresó.
Quizás el tiempo se detuvo, quizás no.
Pero en un segundo sin aliento,
la vida, ella se quitó.

¿Qué intentaba solucionar o qué, a caso calmar con este acto banal?
¿Creía ella en el amor verdadero, en la amistad, en la esperanza?
Quizás ni siquiera lo pensó, ni siquiera lo dudó, ni siquiera se escuchó.
Y tantos nuevos amores, que estaban esperando por ella,
se perdieron en los sueños, de quien alguna vez los espera.

Ya no se sabe de su nombre, de su historia, ya no.
Ya nadie espera por ella, nunca nadie la comprendió,
aunque él a veces recuerda, por dentro aún duele el adiós.

Ella sólo lloraba, caminaba y se perdió.
Y así en sus propias lágrimas, en su mar se ahogó.
Ya nada podrá salvarla. Ni vos, ni él, ni yo.
Ya nada podrá salvarla, ni ella misma, que huyó.


Penélope -MEC-




Es una forma de huir, o un acto de libertad.




jueves, 11 de julio de 2013

Otra vez Lluvia

Por ahí, la naturaleza define los estados de ánimos de las personas y no nos damos cuenta... quizás no solo sea la naturaleza, quizás no nos dejamos ser, por un momento de la vida, parte de esa sinfonía musical que tocan las hojas secas al caer de los árboles, o el susurro del viento, o el cantar de los pájaros... Quizás no nos escuchamos ni a nosotros mismos.. ¿qué es lo que nos apura, lo que nos incentiva, lo que nos detiene?

Penélope -MEC-

viernes, 21 de junio de 2013

Langosta

Venía subiendo las escaleras corriendo y cuando estoy por entrar a mi habitación me estampé contra la pared de un susto terrible. ¿Qué hacés aca? Bicho feo. Mierda. ¿Por qué sos tan .. grande? ¿Grande? Sos mas chico que yo.. ¿Por qué le temo a algo que es insignificante..? ¿A qué viniste? ¿Por donde entraste? Mas vale que no haya sido por mi pieza, te mato si fue por ahí.. Está la ventana abierta, que horror!! Y si tenes a todos tus amigos esperándote ahi en mi cama?? Me muero. Que asco. Mientras seguía estampada contra la pared y la baranda de la escalera pensaba en una estrategia para entrar a mi habitación y sacar si o si el cable del mp4, o para bajar directamente corriendo las escaleras y chatearle a Seba de lo que había ahí en la puerta de mi pieza. Qué carajo hacía ahí no sé. Encima ni se movía, peor. Pero no estaba muerta.. Porque cuando subí un escalón más arriba para acercarme a la ventana a ver si desde ahí el punto de vista para una nueva estrategia se veía diferente, la ví. La vi que movió una antena. Encima en la sombra se veía gigante. Yo estaba aterrorizada... Congelada, en shock.. Tengo.. 17 años y me da miedo una langosta?? Un insignificante insecto?? O para que estás acá. Como siempre buscándole la quinta pata al gato, a la mesa, a todo, le pregunté: ¿Para qué viniste, eh? ¿Para demostrarme que soy una cagona? Que.. tengo miedo..? ¿Tengo miedo? Esa ultima pregunta fue mas interna que al bicho. Y pensé en todas las cosas que han pasado últimamente a mi alrededor. Y sí, tengo miedo. Y no lo quería aceptar, porque me cuesta aceptar que "tengo miedo". Y si sé por qué, por todo eso que nos inculcaron que tener miedo sólo lo tienen los niños y tener miedo ahora es de boludos.. que se yo, "grandota.. tengo casi 18 años y una langosta que no me llega ni al dedo gordo del pie, (acostada, porque parada me llega al tobillo aprox :S) me asusta" ¿Realmente viniste para eso? Mirá.. el tiempo acá se está haciendo eterno. Le dije. Pensabe en Seba, o durante los segundos que pasaban mientras el me respondía el mail yo estaba en esa lucha interna entre mi miedo y yo y pasar esos tres pasos que en uno grande me llevarían directamente  ala puerta de mi habitación, donde podría sacar mi cable del mp4, el mp4 y bajar tranquilamente a pasar la música que estuve escuchando desde la compu. Porque claro, cuando subí a buscar el cable subi corriendo lo más pancha hasta que te ví ahí.. y me estampé contra la pared.  "Aaay, que hago? cómo hago? cómo entro?..."  Moví mi pie derecho hacia adelante, sin soltarme de la baranda de la escalera, no sé para qué me aferraba tanto si al final vos podías saltar en cualquier momento y el envión desde la pared te llevaba justo a mi mano, o mi brazo o mi cara.. Me pareció ver un pequeño movimiento y volvi a aplastarme contra la pared y a quedarme inmóvil. "le temo a cosas que son.. insignificantes" Casi me largo a llorar. Resulta que comparándolo con la realidad que vivo sí que tiene sentido. La realidad de esto sería que me preocupo demasiado por las cosas, me dan hasta miedo cosas o situaciones que vivo y que todo eso que yo creo que es en realidad no existe para mi es algo gigante  y enorme y en realidad es más pequeño que yo.. y es insignificante. "Qué filosofía" 
Uy, pobre Seba, me debe estar esperando y yo acá sin poder entrar a mi habitacion todo porque una langosta verde y que su cuerpo se asemeja al de un choclo esta en la pared al lado de la puerta. Al final subí a ver la ventana. ¿Qué onda Luna? Ya sé que no estás, pero.. sabés a que me refiero. no? Mirá las estrellas pensando en lo que.. bueno, en fin, eso no importa. Si se tiene que dar, se dará que se yo.. no, Luna..?  
Dí un suspiro con una esperanza de que algo me hiciera entrar de una buena vez a la habitación. Tenía miedo de que salte. Entonces proseguí a lo siguiente. "Mirá, vamos a hacer una cosa. Vos te vás  aquedar ahí donde estas, donde estuviste desde no sé que hora.. y yo, voy a entrar a mi habitación de un salto, muy rápido, te juro que no te va a molestar, te lo prometo! saco el cable, cierro la puerta de la pieza.. y bajo las escaleras y te dejo en paz.. pero.. solamente si te vas a quedar ahí, por favor!!" Conté hasta tres.. y tuve un impulso pero no pasó nada.. No me moví. "Seguro que vos estas durmiendo y no escuchaste un carajo de todo lo que te acabo de decir" Miré mi habitación, intenté no pensar y entré de una corriendo, en un paso largo. Prendí la luz, tomé el cable, el mp4, cerré la ventana de la pieza, y salí.. mentira. llegué hasta el umbral y desde adentro. Hasta el marco, mas que el umbral. me asomé y si, seguías ahí. estaba por salir pero no me animé. Me volví, me comí unas mentitas, me tomé las flores de bach, bueno.. todas no aunque por el cagaso  que tenia me hubiera tomado el frasco entero.. , y apagué la luz de mi pieza, salí rapido, cerré la puerta y todo lo que hice, cada acción desde que te ví ahí hasta que bajé las escaleras corriendo y me vine a escribir esto, todo lo hice mirándote fijo para asegurarme que no te movieras.. 
La verdad, yo que sueño con las princesas del mundo de Disney.. no podría se una de ellas.. Imaginate, todas tienen de mejores amigos una ratita, un  bichito, un pajarito.. imaginate.. si yo fuera una princesa de Disney.. no, no podría definitivamente.. ! Me acostumbraría a tu aspecto? Que raro e interesante.. no? Bueno. Mejor me voy corriendo otra vez, ya me harté de dialogar con vos. Ojalá cuando suba para la hora de dormir no estés más.. Y gracias por venir a decirme que soy una maricona. Lo tengo en cuenta para cambiar algo de mí ahora. 


Penélope -MEC-
https://mail.google.com/mail/images/cleardot.gif

Por sobre mi cabeza

A veces ingresaba a mi blog, me lo había dicho un par de veces.
No comentaba mis publicaciones, tampoco le añadía un me gusta, sólo hacía una visita fantasma y luego me contaba qué había experimentado en sus sensaciones al leer mis textos. 
Me contaba por chat, era el único medio por el cual hablábamos, no debería haberlo hecho pero... estando con alguien a veces pensaba en él.. 

Nunca fue mi ex novio, nunca fuimos algo pero algo pasó. Yo sé que más allá de un beso, algo pudo sentirse. 

Quizás su viaje, su idea de comenzar su vida desde cero en pocos meses lo incentivaba a hacer ''de todo'' antes de partir. 

Y ahí estaba yo, entre medio de toda esa maraña de pensamientos, estando con alguien, queriendo a alguien, besando a alguien, sonriendole a alguien y observándome en sus ojos que tanto me admiraban a veces. 
Pensando en: Hey, la vida ... la vida qué es? Se puede pasar toda una vida manteniendo el mismo trabajo? Eso es interesante? Haciendo todos los dìas de tu vida.... lo mismo? Es realmente cierto que uno puede pasar el resto de su vida con UNA MISMA persona a su lado? 

Si alguna vez encuentro a esa persona, que haga de mi vida un giro, que cada día para mí sea diferente, donde no existan las rutinas ahí si, voy a creerlo y enamorarme una y otra vez. 


Esto es pasajero, no sé si quiero, no sé si no quiero. Sé que tengo dieciocho años y una vida por delante, una mochila cargada de aprendizajes y espacio para más mochilas por cargar. No estoy dejando de lado a nadie por esto, ni buscando tirar alguna indirecta, por así decirlo. 


De si estoy segura? Me preguntaste si estaba segura de si quería estar con vos ahora.. Qué pregunta, realmente no imaginé tu rostro porque no te tenía ahí cerca, además porque.. preguntas así muchas veces arruinan las cosas hasta el momento ''interesantes''. Como esa vez que él, dueño de un amor del pasado, me había preguntado... Para vos, ¿Qué es la libertad?


Pero no, tranquilo que esta vez no se arruinó nada, nada mas que un par de neuronas que empezaron a maquinear otra vez con mayor densidad, pero soo sooo que pude tranquilizarlas. Porque.. si no me pongo yo misma los límites... quién me los pone?? Nadie.



No sé que más iba a escribir, volviendo al tema, no entiendo por qué se decidió desaparecer así de repente. 
No entiendo qué pudo haber pasado para que lo hiciera. Eso es lo único que pienso, en serio, nada más. 
Alguna vez te dije que nuestra relación iba  a ser una prueba, que no quería nada serio, que aquí estaba, con las alas desplegadas, listas para volar y fluir por el aire como sea, por la dirección que venga, de cualquier modo, mientras sea volar... Pero que si en algún momento, en ese vuelo se cruzaba él, todo debería detenerse... al menos yo, al menos mi rumbo sin sentido, al menos para saber de mí, que quedaría de lo que alguna vez no fuimos, de ese pasado que ni hoy sé si realmente existió o fue un invento de mi mente. 
Pero no fue así como las cosas sucedieron, seguimos volando, sí, lo disfruto y lo sabes. Solo que se me ha ocurrido apoyar los pies sobre el suelo un rato y detenerme a pensar... no es que haya aparecido, sino que, de lo contrario, apareció ausentándose. 



No es momento de preocupaciones, algún día sabré por qué decidió irse, y borrar todo como si nada hubiese pasado. Pero ahora sólo quiero seguir volando sabes?, porque ahora estoy con vos y camino con vos. 

No importa cuánto volemos, ni hasta dónde, para mí importa lo que yo pienso, para vos... no debería importarte.



Penélope -MEC-

jueves, 20 de junio de 2013

Maquineo.

Sé que hay veces que pensamos en cosas que no deberíamos pensar, como por ejemplo: Oye tía, que ocurrirá mañana?
No lo sabes, tú no lo sabes, él no lo sabe, nadie lo sabe. 
Te has visto caminar en un futuro cercano? 
Has visto la luna desde tu ventana en un futuro lejano?
Te has puesto a pensar, en un futuro... sin importar cual sea, en qué podrías haber hecho de tu pasado? No, no importa porque ya lo has hecho. Y sólo lo piensas en el presente. Y sólo lo piensas, no te lo tomas en serio, vaya si lo hicieras...
No debería pasar, no deberías pensarlo más, pero para algo estamos en esta vida no..? Sino, para qué pensamos? Para qué vivimos? Para qué estamos? Maquinear no hace bien, está claro que no. Pero de vez en cuando, ver las cosas de otra manera, crear otra vida paralela en nuestra mente no es dañoso...

Penélope -MEC-

jueves, 23 de mayo de 2013

Todo sigue igual, pero para mí ya nada será igual. Todo ha cambiado.

Y sin embargo afuera de mí, afuera de vos, de lo que no fue, de la ilusión que encerraba mi corazón en tu cabeza y tu corazón y de la confusión que eso generaba en mi.. Sin embargo, externo a eso, todo parece seguir igual.. la gente en sus casas preparando la cena, viendo el partido, estudiando, previando.. todo igual.

Penélope -MEC- 
Hoy quiero compartir con ustedes este poema de Sor Juana Inés de la Cruz, a quien considero una gran mujer, por todas las cosas que en su vida tuvo que soportar y de las que logró salir adelante. Cuando en el colegio me tocó estudiar su vida, me interesó muchísimo. Entre otros poemas, este fue el que más me gustó.

Redondillas
Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.