jueves, 11 de diciembre de 2014

Mi mayor miedo

Presa, aterrada y sola.
Tuve que enfrentarme  ala vida sin guardaespaldas.
Superarme a mi misma es algo que aun me cuesta.
Vivir de cada momento como si fuera el último y entender que hay energías que eligen destrozar los buenos momentos.
Yo no tengo la culpa.
Yo no estoy errada.
Yo no quiero esto.
Así decía, todo el tiempo. Día y noche escribía en un papelito que guardaba debajo de su almohada. Para que luego, le sirviera de machete en cada sueño que se encontraba con él. El ser superior del universo, quien le explicaba las leyes y ella no comprendía. Nada comprendía. Movía la cabeza negando y no se dejaba ver más allá que lo que sus ojos le alcanzaban a mostrar.
Era corta, de cerebro, de ideas, de pensamientos.
Se alejó tanto de la realidad que empezó a escribir en un cuaderno sus propias ideas. Sus propias leyes. Su propia creencia.
Nada ni nadie sabía de esto.
No la conocían por dentro.
Nadie la quería como creía hacerlo.
Escribió, escribió y escribió.
Jamás conoció el amor verdadera del que muchos hablan, pero supo entenderse y saberse viva de si misma. Amó según su creencia. Halló en la pérdida de lo material el único amor incandescente que le daba sentido a su estadía en este paso humano.
Ya no le temía a nada más que a dejarse llevar por las ideas sociológicas que regían su contexto diario. Ya no daba opiniones a cualquiera. Ya había aprendido lo suficiente.
Afuera, la gente empezó a llamarla la loca, como ella siempre había soñado.
Se acostaba en su espacio, lo que parecía ser una cama, y se dormía. Cerraba los ojos fuertemente y ya no veía a su universo. Sino que empezaba  a sentirse segura. Segura de ser quien soñaba ser, donde quería ser. Sin reglas, sin opiniones ajenas. Sin tantos apegos ni cursilerías. Se acostumbró a vivir una fantasía. Y así enloqueció.
Jamás molestó a alguien.
Dos veces, a los 17 y a los 18, quizo huir.. pero ese pensamiento de algo totalmente errado la llevó a construir su propio camino.

Hoy ella tiene 395 años.
Ya no existe como humana.
Ya no está entre nosotros.
Ya no se ve. Ahora es quien siempre quiso ser, lejos de ese error de convertirse en humana.
Ya no se ve, tal como su mayor sueño.
Ahora vive como siempre soñó: la mejor fantasía hecha real, la mejor manera de vivir la vida:


Con los ojos cerrados.
Era como si un demonio juguetón la atacara de vez en cuando, solo aquellas veces que se sentía aburrido y lo hacía para divertirse.
Se ve que logrando separarlas él se divertía.
Habían veces que estaban muy bien, las dos alegres. Ella estudiaba en su habitación y su hermana ordenaba  mientras escuchaba algo de música, en su mundo. después, ella preparaba la comida y la llamaba. Y así, de repente, le respondía a los gritos e insultándola por un montón de cosas, algunas sin sentido, o llamaba por teléfono a su madre para inventarle excusas que se convertían en daños para las tres. Cada vez eran más las situaciones en las que el pequeño demonio encubría estos lazos de amor en un humo espeso, oscuro y asfixiante.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Loca de...MENTE & desprolija

Se le salió el alambre del corpiño y por cada paso que da le raspa una lola.
Se olvidó el cepillo de dientes, tiene $100 en la billetera y no le da la cara para comprarse un par de chicles a $7. Tampoco quiere gastar su billete para llenarse de cambio.
Se iba  a poner una musculosa divina, pero estaba arrugada y ahora con la remera mangas cortas que encontró, se muere de calor.
Se ataca a sí misma por no encontrar su cuaderno de uso diario.
Duda de posibilidades, aún no decide qué hacer con su carrera universitaria, está ciegamente atada a un amor platónico del pasado, que vive en otro continente y mientras va llegando tarde se da cuenta que arrancó la venta de los abonos del Cosquín Rock y que no llega con lo que le queda del sueldo. Se acuerda de él, la canción de Guasones, esa noche única. <<¿Qué pasará cuando regrese? ¿Nos casaremos humanamente?>> piensa, claro, dentro de su utopía, al mismo tiempo que comprueba que sí, está loca.
El fuego del sol le quema las neuronas, en su trabajo se cortó la luz por lo que eso significó chau ventilador y aire acondicionado por el tiempo que sea hasta que tuvo que irse.
Va casi corriendo, al fin llega. En el bar, a tres cuadras y media, milagrosamente hay luz. Y aire acondicionado. Mira la hora: Siete minutos tarde. Siempre arrancan a las cuatro en punto, seguro ya hay gente arriba. Pregunta a un mozo y este le responde que aun no ha llegado nadie. Se sienta en una mesa y toma una foto con su teléfono a la servilleta y la mesa que tiene palabras escritas en distintas tipografías. Se mete en su propia cabeza:
<<ffffiummmmmmñññ...>> Es el ruido que hace al ingresar. Y su propia mente, se sienta imaginaria en un sillón también imaginario. Mira a su alrededor y busca desesperadamente entre unos cajones llenos de cosas archivadas, <<¿¡Cuándo fue la última vez que te usé, dónde, hace una semana!?>> se pregunta, mientras continua buscando su cuaderno con las últimas notas del cuento para el día de hoy.
Se pasan las dos horas finalmente y regresa a casa. Ya está decidida en dejar el taller.
Al llegar, se queda descalza y se viste con una ropa más cómoda, después se tira a descansar en su hamaca paraguaya colgada en la terraza y se imagina metiendo los pies en una piscina gigante, rodeada de gente con buena onda y sus canciones preferidas sonando de fondo. Se deja llevar, cierra los ojos y por un instante, ese momento se vuelve real.
-¿Qué haces!?
Se despierta de un salto. Le arde la cara y se limpia con el dorso de la mano la baba que le calló dormida por el cuello y la oreja.
-Ay nooo, jajajajajajajaja te babeasteeee! jajajajajajjajajaja- se ríe Matías, su hermano.
-Rajá de acá, pendejo. ¿Qué querés, no viste que estaba durmiendo?
-La mami te estaba llamando hace una hora. Dice que vayas a buscar todas tus cosas que dejaste desparramadas por el living.
<<Uff>> piensa, mientras va bajando. Antes pasa por el baño y se quiere matar cuando se mira al espejo. <<¿¡Cuánto tiempo me quedé dormida!?>>, se pregunta mientras llora al verse todo el rostro quemado por el sol.

-Hijaa...
-Qué ma.
-Vení, por favor llevate estas cosas tuyas, hace como una semana que están acá.
-Ya voooy...

Se maquilla como puede, para taparse lo rojo de sus mejillas y va desganada  a buscar sus cosas. Entre la ropa, una mochila, el cepillo del pelo, el de dientes, sus lentes de sol, una caja de chiclets, su agenda y unos papeles está, sí,...


El cuaderno. 


viernes, 14 de noviembre de 2014

#DiaSieteyOcho


#8 Una imagen, un diálogo.

-No me he equivocado cuando te dije que eres una adolescente.
-Ay, jaja, gracias... pero ¿Eso es un piropo o es un insulto?
-Tu belleza es un insulto para las demás mujeres.
-Iaaaahahaaaai!




#7 Una imagen, diálogo de luz.


-Ella está enamorada
-...pero no la conozco...! - dijo, asombrado.
-¡Oh no, sí la conoces!
-¿Desde cuando?
-Desde siempre
- ???
-En tus sueños.

La vida es una interminable repetición de una representación que no tendrá lugar.
(Amelie - Película)

lunes, 10 de noviembre de 2014

#DiaSeisDesafío Cadena de Amores

Últimamente parece que viajar en colectivo es una tarea pesada y más con este tiempo, que hacen unos calores insoportables.
Había estado estudiando la crisis económica hasta las 9. Me bañé, me cambié y me fui a la parada a tomarme el 24. Subí con los auriculares puestos, después de que pasaran unas chicas de 4to o 5to año del secundario. Me acordé de esa época y me dieron ganas de volver. Casi 5 años ya, que loco.
Pasaron todas y una se quedó quieta como dudando.
-Faltó pasar un boleto más.-dijo el chofer, molesto.
-Pero no tengo plata... ¿Qué hago?.-Respondió la chica. Le vi la cara de preocupación. Y sé lo feo que es que te pase eso y tener 16 años. El chofer le respondió que buscara  a alguien que le pague. Nadie se movió. Había mucha gente. Ninguno quiso ayudar.
-Acá tenés- Le dije, acercándole mi tarjeta.
-Ay, gracias!!

La gente me miró, seguro esperando a que yo le pidiera los $5.30, pero no lo hice. Me quedé pensando en que necesitaríamos más de estas acciones positivas para llevarnos mejor como ciudadanos. Dar sin recibir nada a cambio. Mientras pensaba, se subieron dos ancianos y había una niña que se paró a ofrecer su asiento y otro chico hizo lo mismo. Los señores se sentaron agradecidos y hubo un par de sonrisas que se compartieron gratuitamente en los alrededores.
Al rato, entre un grupo de personas que ascendió, pasó un viejito que no podía sentarse solo y tampoco pudo pagar el boleto. El chofer se molestó un poco pero la dejó pasar.
-Tome señor! -dijo una señora, y se acercó a pagarle el boleto.
Sonreí. Me emocioné de la buena onda de la gente.
Eso me sacó una sonrisa y estuve contenta el resto del día.

Cuando estaba llegando al fondo, para tocar el timbre y bajarme, frenamos en un semáforo donde habían unos pibes ofreciendo limpiar vidrios. Se acercó uno a la ventanilla cerca mío donde había una chica y le dijo:
-Sos hermosa mi vida, divina. Mirá, esto es para vos -dijo, acercándose al vidrio y dibujando con el trapo húmedo un corazón- llevatelo, es para vos-.



#DiaCincoYCuatroDesafio

#5 Mi espacio
Desorden. Sacar las cosas afuera, todo. Vacío interior. Limpiar, dejar fluir. Liberar, soltar, desechar. <<¿Y esto..?>>
"Quiero hacerlo, hoy me siento libre, hoy me siento decidida. Hace unos años dije que ya a los 16 estaba segura, pero pasó. Hoy es 13 de Marzo del 2013. Sí, soy yo la que escribe. Ahora me pregunto... ¿Dónde guardo esta carta a futuro para mí?"
<<¿¡Yo escribí eso hace un año exactamente!?. OMG.>>. Piensa mientras se agarra la cara de desesperación.
Poderes supernaturales a la hora de desear cosas con todas las fuerzas del planeta atraídas hacia mi. 
14 minutos para finalizar un día en el medio. 
La mitad. 
Intermedio.
Lo que no es A ni B. Ni es 1 ni 2. 
Ni arriba, ni abajo. Ahí: incómoda. Fuera de lugar. Ni en su pieza, ni en su cama, ni en su escritorio. 
Solo unos días y vuelve todo a su lugar.
A veces suele sentir rechazo a los cambios que la vida le propone.
Piensa mucho, se acuesta sobre sus pensamientos rosados y duerme.
Ahora que no tiene su espacio, se pasa las horas callada, caminando en silencio, merodeando su casa sin un lugar donde poder sentarse a ser ella misma. Se pone, extrañamente en su lugar y la entiende: realmente es muy necesario que todas las personas del mundo tengan SU lugar en donde vivan. 
Como el purgatorio del que tanto habló la iglesia por años. ¿Dónde está? Ni en un lugar, ni en otro, sin embargo, su esencia persiste. 


En dos días ya puede volver.


#4 Recuerdos: La música en la piel
Se hizo de noche y se nubló. Yo esperaba que lloviera pero el agua no llegó a tocarme y decidió quedarse allá arriba, con él. Llegamos casi sobre la hora, ya que por salir a las apuradas me olvidé las entradas en la biblioteca de la pieza. 
Poca gente, el espacio chico, pero lindo. Entraron los músicos que hacían el tributo, se presentaron y empezaron a tocar. Cerré los ojos y se me puso la piel de gallina. Sentía su presencia entre la gente. Era su voz, era él. Por un momento no supe que sucedía, fue como si algo me hubiera envuelto en un sueño extraño y pude sentir en la piel eso que nunca pude escuchar con los oídos en vivo, en su presencia.
-Refugiados... sobre el diván. Agitados por nuestras formas. Algo ocurrió, una extraña sensación,  un presentimiento. Tuve que dejar de hacer el amor en el momento. Fui en busca de un abrigo, encendí un cigarrillo y ahí lo vi: un misil en mi placard.
Lo escuchaba tan cerca de mí que no lograba distinguir si era un sueño o una realidad.
<<¡Por qué no te conocí antes, Gustavo!>>, me decía para mis adentros. 
A mi izquierda, los ojos de mi papá brillaban de emoción reflejando esa época de juventud plena que parecía infinita, en la que conoció a mi mamá y salían juntos a bailar a Keops.
En mí, la sensación viva e imaginaria de sentirlo tan presente, tan vivo en mi, tan externo a mi piel como interno musicalmente a través de mis oídos. 
Es la época que me tocó vivir.
Al menos nací para conocerte y una parte, aunque sea sólo un poco, de tu música, la llevo enlazada a recuerdos primordiales en mi paso por estos años. 
Otra  vez, Gracias, Cerati.

viernes, 7 de noviembre de 2014

#DiaTresYDosDesafio

#3

"Las ex de los amigos...

Tienen bigotes. Así  dicen que sigue la frase esa tan de mierda como el uso que uno le da a la muela de juicio. 

Mientras caminaba cansada, volviendo al trabajo y sin ninguna bolsa de ropa o pinturas para tela entre mis manos, con el sol pegandome en la cara...

No quiero estar acá. Quiero irme. Y en ese momento vi desaparecer los negocios del centro y pude ver el mar con claridad. Me dolía la cabeza y ese dolor se transformó en un sombrero playero gigante, bellísimo. que me cubría del sol. En mis manos tenía las ojotas y caminaba descalza con un bolso en los hombros llevando un libro, el celular, un toallón y mi cuaderno de "Cosas Pendientes". 

Cosa pendiente va a ser ese viaje, que no basta con hacerlo mentalmente. Llegué al semáforo que me parecía interminable y esperé a cruzar. 

Hoy quiero dormir y despertar en la  playa. ¿Es mucho pedir?

Y conocer gente que no diga que tengo bigotes por ser la ex dee....

Amén.

#2

Es especial. Es especial y lindo porque el resto puede escuchar un mensaje que tal vez quisiera gritar en un sueño pero me quedo muda. Entonces me acerco con un poco de nervios, le hablo de cerca y cuando siento rozar en mis labios su tejido esponjoso, me alejo unos centímetros, para que las ondas electromagnéticas puedan transmitir mejor mi voz. 

Junto a otros compañeros, estamos celebrando con una radio abierta y otras actividades simultáneas  el hecho de que la radio universitaria que nos da el espacio de práctica, vuelva al aire, del cual nace en sí misma y con ella las voces que la conducen.
Felices todos de volver a tener transmisor y a hacer uso de él!

La verdad estoy agradecida de ir por este camino.
El del arte, la literatura y la comunicación. Todo está relacionado, como en un sistema.
Como una pasión, de gritarle al mundo todo aquello que se me ocurra decir.
Y que sea mi mayor placer sentarme como un trabajo detrás de la cámara, con el micrófono y hablarles a todos los oyentes...








miércoles, 5 de noviembre de 2014

#DiaUnoDesafio Muela de juicio

El lado derecho de mi cara no responde y no es por estrés, ni porque esté malhumorada de un solo lado, ni por otra cosa extraña. Aunque pensándolo bien sí, es algo extraño que todavía continúe saliéndonos si no le damos uso. Porque sale, duele antes de salir, duele mientras sale y duele cuando termina de salir!!
Estaba trabajando y quizás la gente creería que estaba de mal humor, porque ni siquiera podía modular, pero no... estaba muriéndome por dentro del color que tenía!
H O R R I B L E

Una persona cercana  acaba de decirme que los niños que nacen en esta última generación, ya no las tienen, es decir, cuando cumplan diecisiete o veintiún años, no les van a salir.

Una forma evolutiva humana. ¿Cómo sabe la naturaleza, no?

La muela de juicio que sale al pedo y encima la extraen.
Encima el nombre, de por sí nació para ser  criticada, ¿O por qué 'de juicio'?

Desafío.

Nada. Nada interesante pasa ni por aquí, ni por allá, sin embargo espero ansiosa qué pasará. Sí, rima. Sentada en la silla movible de mi trabajo, con el sonidito incansable del estúpido gato chino que "atrae" fortuna y mi cabeza nula pensando en: *redoblantes* nada.
El lunes pensaba mucho en que he dejado de escribir. Y la verdad  es que no sé por qué. Ahora con el taller, tengo por semana una actividad para escribir y así y todo, me cuesta sentarme  a hacerlo. Es feo porque, yo jamás me "senté" a escribir, siempre me nació.
44 minutos nada másss de las seiss de la tarrdee... Me dice mi voz de locutora interna. Acaba de pasar hace un rato el amor de mi vida y por el cual me dan ganas de venir a trabajar.
...
...
...
No bueno, no es solo por él. Me gusta este trabajo. Y me gusta saber que cuando vengo con buena onda, la gente me sonríe.
Llegué pensando en que voy a proponerme un desafío:

EL DESAFÍO DE LOS 30 MARAVILLOSOS DÍAS

Wow. Así es. 30 días desafiándome a mi misma. Y bien, te preguntarás ¿De que se trata?
La cuestión de los 30 días lo vi en internet, en realidad yo la conocía por 21. La mayoría de las dietas alimentarias se hacen en esta cantidad de días porque científicamente se dice que es lo que el cerebro tarda en aprehender algo. Por ejemplo, si acostumbro a comer una fruta por día, durante 21 o 30 días, luego si no lo hago mi cuerpo me va a pedir esas vitaminas. Lo mismo pasa con la harina, si dejo de comer tntas cosas que contengan mucha harina por ese tiempo, luego mi cuerpo se acostumbrará y el organismo no va a necesitarla más. Sirve para todo. Acabo de encontrar uno que es 30 días dibujando. Me gustó. Voy a hacerlo también.
Eeeeen finnn... el que me acabo de proponer es el de escribir 1 post por día en relación a un tema. Sé que este Noviembre va a estar cargado de estudio, pero al menos unos 60 minutitos por día voy a hacerme para escribir. Tambien lo hago para agilizar mi escritura.
¿Este cuenta como Post 1? Mmm... No. Ya tengo pensado mi post 1.
Asi que los dejo y voy a empezar con el primero.
Que lo disfruten.

martes, 7 de octubre de 2014

Entre Celos y Alcohol, en un pub con rock.

Estábamos cerca de la barra, donde están siempre los “chicos con onda”. Este más que onda, tenía Rock. No lo había fichado pero ahora que estaba cerca, lo intenté. Estaba con un grupo de amigos todos gordos y con un aspecto norteño. Había un pelado de ojos claros que se le acercó a Martu y aproveché yo para hablarle a él. Tenía una chaqueta de cuero negra con dos rayas blancas alrededor de las mangas. Ese detalle y el de su pelo, despeinado, loco, me encantó. Sonaba Limp Bizkit mientras me acercaba  de a poco. Los pasos se hacían eternos porque no sabía si él me veía o no y lo que había tomado de alcohol ya me estaba haciendo efecto. Podía controlarme, no era demasiado fuerte.
-Hola. Me encanta tu campera- Dije. Sí me había visto, pero en lugar de acercarse también decidió verme llegar a él.
-Y a mí tu estilo. Los lentes, la camisa a cuadros... Y la sonrisa esa. Sabes combinar muy bien.
-Ah, gracias. Supongo.
Antes de hablar y decirnos cualquier cosa nos quedamos mirando unos segundos.
-¿Y esto? ¿Qué es?              
-Es un... Vení, vamos más allá que acá no se puede hablar. Hay mucha gente.
Nos corrimos unos pasos.
-Ahora sí. Es... una cosa rara. Todo el mundo me pregunta qué es. Primero miralo, es de un material que...-Y blah, blah, blah, me contó de su collar que le colgaba del cuello y parecía como un diente de marfil... Le dije que era parecido a Patricio Máximo Sardelli, cantante de Airbag.
-¿Y eso es bueno? –me dice, con cara de divino.
Y no sé qué pasó. Martu me pasó por el lado y me agarró de la mano. En menos de dos segundos estábamos en el baño.
-¡Eh! ¡Estaba con un chico!
-Si boludaa, te salvé no sé cómo! Era muy feo!
- ... (¿Eh?? ¿Feo? ¡Estaba re bueno!) Y el pelado?
-Nada... lo choqué sin querer.
-Ah bueno. ¿¡Y el fernét!?
-Ay amigui, me dejaste poquito...
Estaba segura que apenas lo compramos tomé dos tragos y ahí nos separamos, pero bueno, ya conseguiría otro. La quiero demasiado como para definir nuestra amistado por un trago... pero en este momento si la definiría si no encontraba al flaco ese que me dejó totalmente desconcertada.
Le faltaba la moto para completar su rock… It's fun to lose and to pretend, she's overboard self assured… Ohno I know, a dirty word. Nirvana.
(¿Cómo era..?) Trataba de traducir la frase en mi mente. (Es divertido perder y fingir...) Sí, creo que era así. Qué lástima no tener inglés en la facu. (Ella está extremadamente segura de sí misma) Lo encontré. Con su Gin Tonic en la mano derecha, hablando con sus amigos. Sexy. Mío. Esta noche es mío. (Oh no, ya sé, una palabra sucia)
Me hablaba de su banda de rock y yo parecía prestarle más atención a los movimientos de su boca que a lo que salía de ella. Música, cigarrillos, Cosquín Rock, Charly García, Cerati, Fernet no, Gin Tonic sí, edades no, rock si, el estudio, la facu, Nirvana,  Arctic monkeys, Octubre, Noviembre, Diciembre, Infancia, la vida, política, la plata, viajes, vida, muerte, amor, diversión y... besos anónimos.
Para variar hablamos de muchas cosas que están dispersas por mi mundo y que parecían estar en el suyo también. Inclusive los besos anónimos. De hecho me mostró algunos y me gustaron.
En su mano derecha tenía un anillo que era difícil no verlo. Tenía la letra L .
-¿L? ¿Leo?
-No flaca.
-¿Me vas a decir cómo se llama tu banda?
-No. Primero lo primero. No hasta la segunda vez que te vea. Siempre es importante una segunda salida, sabés?
- (¿? ¿Qué onda con este tipo? ¿Se tragó una serie yankee de Primera Cita antes de venir?) Mmh.. Puede ser.-
En eso apareció una gorda con cara de unos treinta y pico muy, muy vividos, mucha droga, mucha mierda la mina. Se sentó al lado de él, le agarró la cara y le dio un beso cerca de la oreja.
-Eh, que te pasa?
-Ay flaca perdón, pero este pibe es mío. ¿No le dijiste nada?
-¿Qué? – Mi expresión era más de asco que de asombro.
-No, no, andá, andá.
La mina se fue. Me dijo que se conocen ‘de siempre’, de acá del pub. Me preguntó ‘¿Y en qué estábamos?’ como para zafar y yo... se la dejé pasar.
-Ibas a decirme tu nombre. –Ni loca decía nada de la cita y eso.
-Leonarrrdo. ¿Sabés qué flaca? Me aburrís. –Y se levantó y se fue para otro lado.
No, no, no, no. Esto no está pasando. ¿Qué? ¿Se fue? ¿En serio se fue y me dejó colgada?. Me quedé mirando unos segundos para cualquier lado así como perdida y sí. Se había ido. Una bronca intensa pero desconocida y desubicada también, me salió por la boca y los ojos, y todas las puteadas hacia él fueron a parar a sus amigos.
-Flaca, yo te dije que era gay.- Me dijo el pelado de ojos claros.
-¿Gay? No era gay. Lo demsotró.
-Gay, puto. Es así. Un boludo. Tenés 16 años.
-No creo que Gay y puto sean sinónimos flaco, te equivocás.
-No te das cuenta de nada, tenés 16 años. Yo te dije. 16 años.
Báh, pelotudos. Busqué a mi amiga, ya me quería ir, pero tenía más bronca como para encontrar al pibe y matarlo. Nunca nadie me había dicho que era aburrida. Y mucho menos dejarme así de colgada. Y con ganas. No, no, no. Qué vergüenza. Nadie vio nada, pero qué vergüenza para mí, loco. Esto no podía terminar así.
Y creo que si no ponían ese tema no iba a volver a buscar a mis amigas. Y después uno de Los Redondos. Y después Soda Stereo. Y pasamos como una hora bailando, riéndonos de la gente, de la vida y de lo que no había que reírse. Encontramos a dos amigas más  en la barra y nos quedamos ahí.
En sus caras veo eltemor, ya no hay fábulas, en la ciudad de la furia... me veras caer... cantábamos a los gritos todos juntos. Juntamos plata para una birra y fui hasta la barra a pedirle una a... Naa, es joda esto. ¿Es joda? No podía creer lo que veía. Otra vez mi cara expresaba más asco que asombro.

-¿Así que te aburro?
Dejó de acariciarle la no-cintura a la casi cuarentona o muy hecha bosta treintañera fea, desagradable y poca estrecha mina que había ido antes  a querer hacerse la interesante cuando estábamos juntos y me miró, haciendo una sonrisa extremadamente falsa, mientras la otra se reía a carcajadas que parecían pedos de monstruo.
Se acercó a no sé qué, porque tiempo no le di. Directamente le pegué una cachetada que lo dejó seco en el aire, en la posición en la que estaba.
-¡Tarado! (y  se vino la segundita) ¿Era verdad entonces? (la tercera)
Y para colmo, empecé a escuchar... En esta sucia ciudad no hay que seguir ni parar,  ciudad de locos corazones...
Se rió, mirándome, como si le hubiera gustado. Mientras los pedos nauseabundos del monstruo seguían saliendo de la boca de la viejarda haciendo el mayor ruido posible.
-No entiendo de qué te reís –y ahí fue la cuarta, que ahora escrito parece mucho, pero fue bastante poco en el momento. Y un poco en cámara lenta también.
Se acercó el patovica y me dijo: flaca, no seas boluda, pará o te vamos a tener que sacar.
-Sísí, ya termino. –Y ahí fue la última. La quinta y la mejor. Di media vuelta, compré la cerveza y me volví con Marta que me esperaba para bailar Ella debe estar tan linda, que estaba sonando. El dj nos debe querer mucho. 

viernes, 26 de septiembre de 2014

Efectos.

Heros. "Heros" era el nombre que le puse a la relación con Santian. Mi único amor. No fue el primero como dicen que debe ser el único. Fue el quinto o el sexto, pero sin dudas el mejor.
Santian era uno de esos chicos que no existen, pero que sólo han decidido existir por mi. Como si ya hubiera estado destinado que iba a existir sólo para vivirlo yo.
Heros me hacía sentir tantas cosas. Cuando estábamos juntos, mirarlo a los ojos era abrir dentro de los dos un portal que nos encaminaba a un pasadizo iluminado por nuestra propia energía, llena de luz y aromas que se cruzaban entrelazando nuestros cuerpos, abrazados a la luz de la luna en esas noches calurosas de los veranos que pasábamos juntos, o quizás no eran noches y eran días, y tampoco sé si eran veranos o estaciones paralelas de la que formábamos parte. Cuando me tocaba... bastaba con un roce para que me eche a volar, tendida sobre mis propios sueños, nubes de colores envolvían mis pensamientos. HerosHeros
Cómo añoro volver a Heros
-Heros... Heros... ¿Dónde estás, Santian? 
-¿Se siente bien, Señorita?
-¿Qué? ¿Dónde estoy? ¿Dónde está Santian?
-La ayudo a levantarse. La acompañaremos a un médico así la asiste.

El tipo era un policía. Alto, de unos treinta y dos años. Cuando me tendió su mano para ayudarme, lo vi sonreír. Y esa sonrisa, trajo a Santian a mi mente. Me llevaron dentro del auto policial y no entendía qué estaba haciendo ahí.
Escuché que me habían encontrado tirada entre unas bolsas de basura de un callejón. 

-¿Has estado consumiendo drogas, verdad?
Dijo el médico, entre preocupado y molesto. 
-No. Solo he dormido con Santian.
-¿Santian es tu novio?
-Es mi... mi... no importa.
-Necesito revisar tu bolso.
Sólo lo miré mal. En mi bolso tenía sobres de alucinógenos y pastillas que sólo consumía en Heros. Con mi único acompañante dentro de esa relación titulada 'Heros'.
-No es un bolso. Es mi riñonera. Y tengo que ir al baño.
-Está bien. Podés ir y dejarme tu "riñonera".- Dijo, irónicamente, como si fuese una palabra extraña.
-Eso jamás.- Dije y de un salto, salí corriendo hacia el pasillo. El médico corrió detrás mío y esa sensación de temor y adrenalina juntas hizo que algo extraño empezara a  moverse dentro de mí. Seguí huyendo, subiendo y bajando escaleras, hasta que encontré un baño. Me metí, trabé la puerta y me acerqué al inodoro. Tenía ganas de vomitar. Eso que se movía dentro mío empezaba a asustarme. Quizás se trataba de algún efecto y estaba delirando. Me preguntaba por Santian. Él conocería la respuesta mejor que yo. 
El médico golpeaba la puerta. Cada vez más fuerte. Y yo me sentía cada vez peor. Algo en mi interior me anticipó un cambio. Me aferré de mi riñonera y cerré los ojos. Tuve que hacer un esfuerzo para sentirme libre otra vez, la sangre se me había subido a la cabeza, estaba un poco mareada, un dolor fuerte se apoderaba de mi fuerza, grité con fervor, el médico seguía golpeando y se ve que ya estaban otros más tratando de tirar la puerta abajo. 
Uff... terminó. Suspiré al fin. Me acomodé la ropa y me alejé unos metros... retrocedí aterrada. 
Jamás había visto algo así. Y mucho menos que saliera de mi cuerpo. Yo estaba petrificada  y esa cosa ya empezaba a rugir. Se movía de una manera insólita y despedía un olor nauseabundo que era exactamente el de los residuos de alimentos que había ingerido antes de viajar con Santian, mezclado con jugos gástricos y flujos propios expedientes de mi organismo. Era gigantesca, rugía por dentro y por fuera. De su cuerpo marrón y morboso salían manos y bocas llenas de baba y restos de comida podrida. Al moverse del inodoro hasta donde estaba yo, casi muerta de miedo y asco, segregó un pus de color verde y pelos que se pegaban en el piso. 
Desesperada me subí a una pared divisora entre dos baños y así pude escapar por la ventana, al mismo momento en que los tres médicos tiraban la puerta abajo y la bestia monstruosa se apoderaba de ellos. Pude ver cómo se los devoró uno por uno, sin dejar rastros.
Salté de esa ventana que daba a una plaza llena de flores y un perro comenzó a seguirme. Era obvio. Mi ropa estaba impregnada de mierda. Literalmente.


Hice dos cuadras y esperando en una parada de colectivo para poder subirme a otro y dirigirme  hacia un destino incierto en esta desconocida ciudad en la que me había despertado, un escándalo detrás mío llamó mi atención. Yo estaba con mis auriculares escuchando Grimes, justo en el paso de reproducción de Vanessa a Oblivion, mi tema favorito, escuché el ladrido. Resulta que un perro corría a una mariposa que se posaba en su hocico, parecía mirarlo fijamente y luego se alejaba revoloteando a su alrededor, sin dejarse atrapar. Aparentemente este juego volvía loco al animal, que de no ser porque tenía rabo y ladraba no habría dicho que era perro, puesto que su cabeza no era como la de otros caninos, tenia una forma triangular, tan triangular como el triángulo invertido que tengo impreso en mi remera. La mariposa con su jueguito de aparecer y desaparecer de los ojos del perro me recordaban a Santian. 

*Santian, Santian, ¿Dónde estás?*

Encendí un cigarro. Un auto pasó a toda velocidad y me empapó del agua que corría por la calle. Bien. Ahora no solo olía a mierda sino que también estaba mojada y el hedor se evaporaba más rápido por el agua y el calor que hacía. 
El colectivo no pasaba más. ¿Estaría en el lugar correcto? 
-¡¡¡HIPSTER!!!

Me gritó un flaco con la cabeza llena de rulos que pasaba en bicicleta. "Yo no sé que me habrá querido decir, los hipster no existen y yo no pertenezco a ninguna moda. Sólo sé que extraño  a Santian y no tengo su número para llamarlo. Estoy perdida en una ciudad desconocida", pensaba. De la nada apareció una mujer y se acercó a donde yo estaba. Luego de unos minutos, llegó el tan esperado autobús y la mujer también subió. La miré de reojo porque tenía un aspecto raro, como descuidada, y llevaba en su mano derecha una manta con la que se limpiaba la cara todo el tiempo. 

En sí el coche era diferente a los que me suelo subir. Las ventanas estaban cerradas y habían más caños para sostenerse que lo normal. Todos los pasajeros estaban vestidos de negro y tenían sombreros y lentes. Todos hombres. 
El chofer frenó bruscamente y empezó a sonar una música como misteriosa, se prendieron unas luces de colores y uno de los pasajeros se paró en medio y empezó a hacer un Striptease. Así se fueron parando todos, bailando sensualmente, lo que en mí no hizo más que dejarme estupefacta y sentirme fuera de lugar. 
Sentía en mis pies una humedad que ya me llegaba a las rodillas. Miré y casi muero de repugnancia. Un líquido espeso subía por mi cuerpo, al igual que al resto de los pasajeros que ya estaban todos semi desnudos, y el chofer, que seguía conduciendo. Las ventanillas continuaban cerradas y nadie parecía percatar la situación. La mujer... la busqué con la mirada y la vi, aferrada a uno de los hombres, mientras babeaba constantemente, sin parar. Intenté encontrar su manta, pero no podía, la baba que salivaba aumentaba en cantidad y ya casi me llegaba al cuello, estábamos ahogándonos y sin salvación, moriría sin volver a ver a Santian. Y entonces recordé, con la cabeza a centímetros del techo, que en uno de los viajes que había hecho en Heros, Santian me habló de un animal mágico que salvaba situaciones bizarras. Se llamaba PNY. Abrí como pude la riñonera y entre los sobres alcancé a leer ''Paraíso Salvavidas PNY". Saqué el sobre y me metí la pastilla a la boca. La baba de la mujer ya había alcanzado el techo y nos había embutido a todos.



-¿Estás bien? Julieta, ¿Estás bien? Che, mirame.
-¿Santian?
-Sí, soy yo. Eh, bajá. Dale, bajá.

La verdad que este animal volaba bastante bien. PNY me salvó de morirme ahogada en esa baba ajena, asquerosa y desagradable. 

-Julietaaaa, ¿Me ves? Estoy acá.

-Siiiiii Santiaaaan, ya voooy, pero esto está divertidísimo.

-¿De qué hablás?

-El ponny, PNY, el ponny me salvó de morir. 

De la nada sentí que empezaba a caer. Los colores que el ponny tenía en su cuerpo me enceguecieron y cuando desperté...
Cuando desperté...

-¿Te acordás de mí? Soy Santiago. Julieta, estuviste en coma seis años. 
Quedé atónita. Yo había visto a Santian de lejos, estaba a punto de bajarme del ponny para acercarme  y morir con él, para siempre y en lo que dure la eternidad, pero caí. Y al caer desperté en este lugar blanco, lleno de cables y olor a hospital. Con una enfermera a los pies de la cama anotando cosas en una planilla. Y Santian, que me miraba emocionado, diciendome que era 'Santiago'.

-Heros. Heros, Santian, Heros. 
-No, Heros ya no más. estuviste internada por exceso de drogas. Ya no soy Santian, preferí vivir en este mundo y dejar atrás lo que sea que me haga mal. 
-No, no, no puede ser, Santian yo...


El sonido del 'pip-pip-pip' entrecortado que hacía una máquina que estaba a mi lado empezó a sonar cada vez con más intensidad y menos espacio entre los 'pip', mi corazón se aceleró, alcancé a soltar un 'Te amo en la eternidad' y otra vez más, me sentí libre.
Libre como la mariposa que jugueteaba con el perro cara triangular.
Libre como los viajes que realizaba con Santian.
Libre como cuando logré sacar de mi cuerpo esa mierda mosntruosa.
Libre como la mujer que babeaba sin importarle nada más que ella y su baba.
Libre, libre como cuando volaba encima del pony de colores.

Libre como estoy ahora. 
Etérea. 
Eterna.
Heros.



Martina Esparza







viernes, 12 de septiembre de 2014

Gracias Gustavo Cerati.

                                             04/Septiembre/2014

Parece que fuera a propósito, como si hubiera estado esperando el día...
Hoy, a un par de días de haberse cumplido los 30 años de Soda Stereo...
Te vas.
Yo venía preparando las cosas para el guión de esta tarde en el programa de la radio, llego a casa y me llega un whatsapp en el grupo 'Gente, murió Cerati'.
La esperanza que tanto yo como muchos otros teníamos de que alguna vez despertara era tan fuerte que no lo creí. Me fui rapido a prender el tele hasta que vi en uno de los noticieros.. Y, ¿Qué tema sonaba? #Adiós 
Separarse de la especie por algo superior, no es soberbia es AMOR
*Poder decir adios es CRECER* 

Me acuerdo hace 3 años en el Festival Nacional Juvenil de Teatro, habíamos salido ganadores del 2do Premio con María Castaña, estábamos festejando afuera, era de noche y en el cielo brillaban las estrellas. El profe nos abrazó a todos y dijo: ¿Ven esas estrellas? Bueno, "ustedes son las estrellas".
Dos años después tuve la oportunidad de conocer realmente el origen de esa frase. Y cada vez que la escucho en mi celular, se me vienen mil recuerdos vivos de esa noche feliz. Gracias Cerati, ahora vos sos una de esas estrellas. Siempre lo fuiste. Siempre. Te amo. Gracias.


Para la primera caída.. muchas palabras se dijeron, pero ambos corazones tenían mucho más para decir. Y volvieron, decidieron decirse con un abrazo..
'Me quedo aquí'

En miradas supieron entender que 
Pronto saldrá el sol y algún daño repondremos 
terco como soy... me quedo aquí 

Un tiempo después volvieron a caer los dos. Y ya no tenían más nada para decirse. Lo entendieron, y volvieron a tomar una decisión importante. Sabían que sus ideales iban por caminos diferentes.
Por lo que esta vez, se dijeron...
''Adiós"

Y comprendieron que:
Separarse de la especie por algo superior, no es soberbia es amor.
Poder decir adiós, es crecer.

Agosto, 2012.

Cosas mías

GRACIAS TOTALES A VOS CERATI ! GRACIAS PORQUE CADA CANCIÓN TUYA REPRESENTA UN MOMENTO PARA MÍ EN MI VIDA.
GRACIAS POR FORMAR PARTE Y SER UNA INFLUENCIA GRANDE EN LA MÚSICA ARGENTINA.
GRACIAS FLACO!!
Gracias Cerati. Dejaste una huella importante loco.

Sé libre ahora.



Toddys

Me levanto, desayuno. Entro a fb del celular, veo una publicidad de Toddys. Suficiente. Quiero Toddys. Ya. Lo publiqué en facebook como una típica "adolescente" que hace público todo lo que hace, siente, come, rasca, huele, en fin...
Fui al curso, volví, me bañé, saqué plata "para las Toddys" y me vine al centro, laburé, fui al taller literario y con la felicidad que sentía por el paso de nivel, me dije "Vamos a festejarla como se debe" eso es... Toddys. Recorrí las manzanas ubicadas entre las calles 9 de Julio, Ayacucho, Dean Funes, Belgrano, Gral Paz y 27 de Abril, y no.. Nada. No hay Toddys. No hay. No.. NO HAY TODDYS! ¿QUÉ COMO QUE SEA SEMEJANTE A ESO?
Son vivos para vender, muy vivos. Y a los kioscos les conviene. Claro, venden sólo el paquete nuevo de chocolate EXTRA (¿Soy la única deforme que no le gusta? Se pierde el sabor de la galleta!! Para eso hagan barras de chocolate Toddy!!) que sale unos.. 12pe..
Y, el paquete común... GRANDE de Toddys


... Que sale.. TREINTA, VEINTISIETE, VEINTIUNO, DIECIOCHO... dependiendo el caretaje del lugar.
Me di por vencida, no quiero el grande ni el chico porque es diferente. No es de histérica. Tiene lógica. Y grasa.
Resignada, chau, me fui. Volviendo vi una remera en una vidriera que decía 'Oferta mangas largas $29.90'
Ok. Mas barata la remera que las galletas.
Sí señores, así estamos.
Mejor compro los materiales y las hago yo.
¡Capitalismo chupame un huevo!
#Chau
#DescargaDeLunes 



Tres horas después de haber tomado aire y seguir luchando por lo que quiero, fui hasta la otra cuadra de la parada del bondi  para ver si el kiosco tenía toddys, las conseguí. Era el último paquete chico de Toddys comunes que tenía. Y no, no estaba vencido, pero me dijo que no van a venir más, o sea que vienen pero ya casi ni las piden. Es o el grande o el pequeño pero extra chocolate. 

Ya está, no me importa nada, son mías y las disfruto. 

Así termino mi lunes.



lunes, 25 de agosto de 2014

Fucking amor.

<<Yo le gusto por ser -disculpá flaco- imposible. Andá a cagar, ni siendo directa te das cuenta de las cosas, PELOTUDO.>>
Pensó. Y se acomodó en la silla de cuero sintético casi rota. Casi tan rota como sus pensamientos pobres, "casi" de mierdas totales.
No veía las horas de terminar las horas que le quedaban e irse, aunque cuando por fin estaba en su casa, tirada viendo alguna de las novelas pedorras o los reality shows basura que pasaban por la tele y vaciándose la caja de cigarrillos encima del colchón y con un vaso de whisky en la otra mano, se quejaba de no hacer nada, de ser nadie, pensando conscientemente que con el trabajo de mierda y su rutina vaga no llegaría a ningún lado. Sabe de esto y sabe de su tremenda e inevitable vagancia.
Y mientras continua dejando pasar sus interminables horas de trabajo, papeles llenos de letras y números que ni le interesan, cafés amargos, garabatos desprolijos sin sentido alguno y lapiceras desparramadas por el escritorio, piensa que pensando solo seguirá pensando. Que se piensa con la cabeza y el pensamiento no sale de allí a menos que uno decida llevarlo a la boca y afuera, o a los pies. O a las extremidades de sus manos, que la llevarían con 'sólo un click' a conocer un mundo de puertas infinitas de ideas creativas y posibilidades fáciles de poder hacer algo, para desestructurar y romper su rutina.

viernes, 22 de agosto de 2014

Sueños II

Por alguna extraña razón, un par de meses antes a cumplir los dieciocho años, algo le sucedió a su cuerpo y una mañana antes de ir al colegio, mis tíos descubrieron que entre las sábanas de la cama de mi primo no estaba él sino... un bebé.
Un bebé IGUAL a él cuando era pequeñito. Lo cierto es que al comienzo nadie entendió nada, pero luego todos nos enteramos de que se trataba de un hechizo. No sabíamos de que gravedad, ni tampoco de dónde había venido. Una tarde, mi tía me dejó a cargo ''el bebé'' para que lo cuidara, ya que ella, mi tío y mis padres irían a la casa de una señora que sabían que lo podría revertir todo. 

Estaba mi primo en el moisés. Realmente era él, como tenemos casi la misma edad, yo no me acordaba de su cara cuando era chico, pero sí por las fotos. 
Estaba molesta, lo miraba sentada frente a él en una silla. Hacía bastante que no nos hablábamos. Unos meses. Y ahora porque lo convertían en bebé yo tenía que hacerme cargo. Injusto. 
Pensando en todo lo que nos había pasado en estos últimos meses, lo miré con furia y le dije: 
-Hijo de puta. 
Él jugaba con su celular, tocando la pantalla que estaba bloqueada. 
-Me traicionaste.
En eso empezó a sonar...  



No podía creerlo, había puesto nuestra canción. Con las primeras notas que sonaron fueron suficientes para que miles de recuerdos de los dos se me vinieran  a la cabeza, sobretodo el de mi cumpleaños. 
Ya estaba llorando. Lo miré pensando que no era tan indefenso, se había vuelto un bebé pero en su mente seguía teniendo diecisiete casi dieciocho.

Por todas esas cosas que tenemos en común, hace tiempo ya marchaste de acá. Te cansaste de mí, yo me cansé de vos, pero cuando nos miramos sabemos que no es verdad...

Llorando lo tomé entre mis manos, sentía esa pequeñez física pero me confundía con lo que estaba sucediendo, y entendí más cuando escuché su voz, luego de abrazarlo. 
Como era un bebé y no podía comunicarse bien, me habló en el ambiente. 
-Te quiero prima.

Entre las lágrimas mías y la canción que seguía sonando, llegaron mis tíos. Me sequé las lágrimas y no sé, pero algo en mi interior me dijo:

Bien, se han perdonado.

Ya no va a doler más esa frase torturadora:

"La verdad duele solo una vez, la mentira siempre que la recuerdas"

lunes, 18 de agosto de 2014

De una joven a un hombre sol.. no, fue.

-Pero yo creí que había onda. 
-Son hombres boluda, dejá.
-Na, esa generalización a mi no me va... ¿Hombres? ¡Hombres, justamente! Eso es lo que tienen de interesantes... ¡Ser hombres! pero él..

-¿Él qué? Lo viste una vez, negra, ya fue.
-Nos esribimos seguido.
-Dejá de hacerlo.
-No quiero.
-Terca.
-Y bue. ¿Qué hora es? creo que ya llego tarde.
-y 34
-Basta boluda, en serio.
-Las ocho y treinta y cuatro!
-¿Y por que no aproximás a 35???
-Y porque tengo el reloj digital, dice 34.
-Ok, ok, basta. Demasiado para un solo día. 



sábado, 16 de agosto de 2014

Sueños I

Iba a una universidad que se encontraba fuera de la ciudad. Compartía una casa hermosa de un estilo a las casitas que salían en la película de Heidi, algo así como los chalet suizos; con dos chicas, una de ellas era Oriana Sabattini. Estábamos a 3km de la facultad,  era todo un descampado, la casa tenía tres pisos, un hall a la entrada con una chimenea gigante y dos escaleras que subían a las habitaciones y demás cuartos. Rústica, de amplio ambiente, muy acogedor, casi como de película. 

Yo tenía un aparato que lo había creado durante el verano en mi ciudad, era una especie de placa con pilas de reloj de un lado y del otro cables unidos a ella con lamparitas en forma de círculos, hacía luces y depende de los colores que iba produciendo, sonaban diferentes sonidos, con ese instrumento yo componía mis canciones.

Una noche se hizo una fiesta en la casa y se llenó de un montón de gente que no conocía, todos de la facultad de alguna de las chicas, seguro. Las tres estudiábamos carreras diferentes. Todos los que lelgaban traían para consumir: GOLOSINAS. ¡Hasta había una máquina que disparaba rocklets! 
Por toda la casa habían mesas con una enorme cantidad de algodones de azúcar, dulce de leche, chocolatadas, ositos de gelatina, chocolate en barra, en rama, derretido, crema chantilly, turrones, chupetines, bombones y salsas de variados sabores.



En un momento de la fiesta, decidí ir a la cocina en busca de algo para tomar y vi un montón de chicos tirados en el piso, ''emborrachados'. A su alrededor tenían los vasos de chocolatada y algunos tomaban de una jarra, mientras se reían a los gritos, gritaban incoherencias o se agarraban la panza del dolor que les provocaban las carcajadas... o el exceso de azúcar.  Los vasos tenían leche con cinco o seis barras de chocolate y hojas de marihuana, otra forma de consumirla. 


Más tarde llegó mi familia y antes de ir a recibirlos por el otro lado de la casa, donde no había fiesta, fui hasta mi habitación, sentía que necesitaba tomar algo, pero no agua o jugo, me sentía mareada, caminaba y me chocaba con otros, a la vez con las paredes, las puertas y, no podía presentarme así ante mis padres. Abrí mi caja de medicinas florales y encontré una variedad que no era lo habitual ver. ¡Quería tomarlas a todas! Entonces le eché un vistazo al manual y tomé sólo dos: Mariposa Lily y la otra no recuerdo el nombre. Después de sentirme mejor, bajé por la otra escalera, saludé a mis padres y al ir por algún refresco para ofrecerles, seguí en la fiesta consumiendo azúcares.

Yo tenía, como todo estudiante en esa universidad, sólo en esa,  un 'consejo', se trataba de una <<voz aliada>>, que intermediaba con mis sentimientos, sobretodo con el miedo y la duda y cuando éstos se hacían presente, la voz me daba un consejo al que yo decidía si tomarlo o dejarlo. Al comienzo de mi primer año lectivo en mi facultad, mi miedo era hacer amigas nuevas, por lo que cada vez que intentaba acercarme a un grupo de chicas, o a una sola, la voz me decía 'vas por buen camino' o de lo contrario 'si hay algo que no te hace sentir cómoda, salí afuera que hay un montón'. Una vez recuerdo que me dijo 'Tenés que salir de esa idea de amistad que hay en tu cabeza, fijate también que es lo que hay en tu interior, una vez puede que no haya funcionado, pero no pierdas el valor, seguí intentandolo por vos misma, buscá qué es lo que querés en la otra persona, amigate a vos misma, que la vas a encontrar y no te va a importar el tiempo de espera'.

Y casi me olvidaba de lo más maravilloso e importante de este paralelismo en el que estuve. Iba a la facultad de noche, bueno, íbamos. Era el único horario disponible, puesto que el sitio en el que estábamos era un espacio donde había un centro de energía que durante el día descansaba, adquiriendo fuerzas naturales, energías sabias de la tierra y todo el poder de aquellos espíritus puros que habitaban la zona, cuidando de nosotros, enviándonos por la noche luz, amor, logrando activarse sobre las mentalidades de todos los estudiantes que asistían a las diferentes facultades de la universidad del campo. Todo el efecto que se lograba era durante la noche. El primer día que fuimos, nos dieron una clase informativa sobre lo que viviríamos el tiempo que estudiáramos allí. Al comienzo muchos llegamos con ideas metidas en la cabeza, ideas absurdas que con el tiempo fuimos abriendo la mente y descubriendo que podíamos reemplazar esas ideas por otras, más creativas y objetivas. Hubo algo que jamás nos explicaron en esa primera clase de información, sin embargo cada uno lo descubrió a su manera y para mí, es lo más bello que haya visto en mi vida.

 A la caminata de casa a la facultad, la mayoría lo hacía solo, ya que durante el trayecto era positivo para cada uno relajar la mente antes de entrar a clases, por ello es que tampoco utilizábamos teléfonos móviles, ni siquiera en nuestras casas. Los tres kilómetros que me separaban del campo universitario, ese campo de césped que de día, era verde y fresco, de noche se veía seco, y áspero... pero tenía flores que sólo se veían cuando pasaba caminando cerca de ellas, bastaba sólo un pie en el suelo para que una flor se iluminara y danzara a mi alrededor.
Las flores tenían en su centro pequeñas piedras violetas que sobresalían, brillando como diamantes son luz propia y algunos de éstos salían de los tallos. Ir corriendo era lo mejor, algunos me miraban raro por hacerlo, pero sin dudas lo que más disfrutaba de la facultad era eso: la noche y su magia. Al poner un pie en la tierra, esta se iluminaba de un color y entonces, todo el campo desde donde estaba parada hacia adelante, tomaba un tono anaranjado como el fuego, el pasto seco también se encendía, llenándose de esa luz mágica que no era más que energía, esa energía que abría nuestras mentes para dejarnos ser, para crecer, libremente, amando y saboreando lo bello, lo único que hemos venido a hacer: VIVIR. 


Domingo, 12:09, 08/12/13.

viernes, 15 de agosto de 2014

Noche de Rock I

La  ví al toque. Entró sola. Una morocha hermosa. 
Yo estaba con unos pibes que "conocí" en el evento de face, como para previar un poco antes de caer solo. Entró con un grupo de chicas, pero ahí nomás me di cuenta de que no venía con ellas. Las pibas bajaron a la pista de abajo y ella se quedó como con timidez observando el lugar, creo que quizás ser sentía intimidada por venir sola, aunque quizás podía estar esperando a alguien. Caminaba con las manos en los bolsillos de la campera y se movía disimuladamente al ritmo de las canciones que tocaba la banda soporte... ''Los Reynados'' nombre de mierda y encima, malísimos, una mezcla de folclore y rock nacional...  Pensaba que le vendría bien una voz femenina en ese  grupo, además las letras mucha coherencia no tenían, pero con una piba como yo ahí, ¿Las letras importan? Jajaja, pensaba mientras me imaginaba cantando con ellos en el escenario mientras la gente iba llegando esperando a La Beriso. Vi gente de dos tipos y eso me llamó la atención, lo noté en las chicas, claro, los pibes iban todos iguales. Por un lado, habían unas re chetas, con calza, borcegos con tachas, lentes estilo hipster, anillos, gorritos de lana, unas divas tremendas... Pensaba, ¿Esas saltan y hacen pogo? ¿Se compraron la entrada o la ganaron? Y por otro lado, las minitas de jeans rotos, zapatillas con vida de recitales anteriores, musculosas o remera de alguna banda, campera atada a la cintura y la bandera al hombro. Ah, y por supuesto el infaltable flequillo rollinga. ¡Una variedad había! Y remeras también, vi de Callejeros, de Las Pastillas del Abuelo, La Renga, Los Piojos y una que me sacó una sonrisa prendida de recuerdos, de Jóvenes pordioseros. 
Ella no tenía remera de nada, no tenía puesto nada que fuese en representación de una banda de rock, no entraba en la distinción de rollinga o rock cheta y eso, me gustaba. Tenía un estilo que la hacía única entre los dos tipos de pibas que había para mí esa noche. En un momento, se sacó la campera, más que por calor, por hacerme la cheta jeje, me la até a la cintura y me arremangué el pulóver con los puños de la camisa al borde. Mierda, me hubiera sentido más cómoda si dejaba uno de los dos abrigos en el auto, pero como hacía frio y flashé que había un patio...
Cuando al fin la banda terminó, me ubiqué en el tercer escalón que iba a la pista de abajo, justo al costado izquierdo del escenario, se veía bárbaro. Me sorprendí de mi misma, alrededor mío había muchas chicas en grupitos y yo... No me animaba a hacer sociales. Tenía el celular en el bolsillo, pensaba en sacarlo pero... ¿Para qué? No tenía ni internet, ni crédito. Intenté  hacer de cuenta que no lo había llevado con tal de no usarlo.
Había visto un par de conocidos, pero estar sola me gustaba; empezó a sonar Orugas, el Cosquín Rock se me vino a la mente, y
se ve que no podía controlar el cuerpo, los hombros se le movían solos y con las manos tocaba una batería invisible, con una energía! Era como si estuviera sola en su habitación, yo me reía solo de verla así de compenetrada con la música. Noté que se sabía todas las letras que pasaban de Las Pelotas.
-¡Eh, flaco!
-¿Eh?
-¿Qué estás fumando? ¡Compartí!
-Jajajajajaja-. Bromearon los chicos. Yo estaba embobadísimo con la flaca.  La había mirado tan detenidamente, que ya conocía sus movimientos al ritmo de la música. Me pareció interesante que no estuviera con el teléfono en las manos, eso también la hacía única en todo el lugar. Los escalones donde ella estaba sentada, estaban lleno de grupos de chicas, que en vez de hablarse, cantar, o reírse, estaban con la boca cerrada y los ojos clavados en esa pantalla electrónica.
-Che, ¿Compramos una birra más?
Otra vez me colgué y uno de los pibes me trajo a la realidad, aunque en ese momento, mi realidad era ella.
-Si hermano, dos más. Bancá que te doy la plata.
Creo que fueron los únicos cinco segundos que hasta el momento la miraba, dejé de hacerlo. Busqué entre las cosas que tenia en la riñonera, le di al flaco $15 y cuando levanto la vista, casi me muero, la flaca no estaba más.
Sorprendiéndome de mi “desesperación caprichosa” hacia esa chica, la buscaba por la pista, hasta que por fin la encontré.
Se acercaba pidiendo permiso hasta donde yo estaba, ¿Qué, me había visto mirándola? No podía ser, no habíamos cruzado miradas todavía. Como un estúpido creí que iba a hablarme, pero no, pasó por mi lado y entró al baño, pero al pasar por mi lado no pude evitar soltar un:
-¡Pero qué bonitaaaaa!
Escuché que uno de los pibes que les pedía permiso para pasar me dijo. Me ruboricé por dentro y vaya uno a saber porqué lo hice, me di vuelta antes de entrar al baño y le devolví  el “piropo” con una sonrisa... divina, esa sonrisa me descuartizó en cinco mil pedacitos, la flaca esa era un pedacito de oro mezclado con la frescura y belleza de las nubes y el cielo, el viaje perfecto estaba en recorrerla a ella y lo único que me importó en ese momento fue conquistar ese territorio.

viernes, 8 de agosto de 2014

¿Cómo será mi cara triste?

Me pregunto cómo será mi cara triste. Veinte años de los cuales dieciocho me los pasé dibujando caritas felices, tristes, enojadas. En el jardín me enseñaron qué significa cada una y en el transcurso de mi vida aprendí a ver a esas caras en otras personas, y con esas expresiones aprendí su significado, sus consecuencias, y sus causas... Pero jamás me pregunté cómo se vería esa expresión en mí. Jamás me imaginé cómo me verían los demás cuando yo esté utilizando esas caras.
La verdad es que por dentro se siente horrible, pero no viene al caso. Me sigo preguntando cómo será mi cara triste. Mientras camino al trabajo, siento que llueve, pero no está lloviendo, en realidad es otra expresión que ademas de mi cara que aun no sé cómo es, da cuenta de cómo me siento.
Me pongo los lentes de sol, porque contacto visual es lo que menos quiero hacer en este momento. No puedo dejar que me miren, porque una mirada sobre mí a la que yo responda, ya me quiebra en llanto otra vez. Estoy tan frágil.... Hoy no siento ánimos de hablar con nadie, pero tengo veinte y trabajo. Y no puedo pedir el día a mi jefe sólo por algo personal que me pasa. Afrontar y dejar pasar, afrontar y liberar, dejar ir, let it be.
Me gustaría sólo tenerlo cerca y regalarle un abrazo. Y que a la vez, alguien me regale uno a mí.
En el local no paraban de entrar clientes. Y yo les agradecía por dentro que lo hicieran, era como si supieran que estaba mal y quisieran lograr que piense en otra cosa. Mientras pensaba en todo esto, dejó de venir gente y entró un cliente conocido, casi amigo de mi jefe. Lo saludé amablemente. 
Pensaba en qué es lo que vendrá después de esto. Estaba bajoneada y hasta había perdido las ganas de ir al recital el fin de semana. Ni siquiera quería salir con las chicas. No quería nada. Ni nadie. En eso...
-¿Qué te pasa..? ¿Estás bien?
El cliente. Me sorprendió que me lo preguntara, nos conocemos de todos los días, pero hoy a pesar de que me sentía afligida, había estado usando la ''máscara'' de la empleada simpática, creía que lo estaba disimulando bien.
-Eh? S..sí, sí.. un poco de congestión...
-Se te nota mal, tenes la mirada triste. ¿Pasó algo?
-(Tengo la mirada triste. Se dio cuenta. ¿Cómo se dio cuenta?) Eh.. no bueno, pasa que... falleció un familiar de un amigo y... (mentí un poco la información, a nadie tiene que importarle la verdadera razón, más que a mí) encima estoy resfriada... Estuve llorando y bueno...
-Sí, entiendo, son cosas que llegan.
-¿Se nota mucho?
-Sí, te pregunté porque tenés cara de estar triste, pero bueno, con el tiempo...
-Sí, el tiempo va a mejorar...

Espero. ¿O no? No sé si esperar, pero no quiero pensar en nada ni en nadie. Hoy no me siento para nadie. Ni siquiera para mí. 

De algo si estoy segura, tengo que dejar de pensar ciertas cosas.

Subí al baño, cerré la puerta, lloré y me miré al espejo...

Así es como me siento cuando estoy triste... Así siento los ojos: Como dos aureolas gigantes, como dos bolas de cristal frágiles que amenazan con romperse cada vez que lloro un poco más...


Otra vez yo... esto de no ser Penélope no está tan bueno. 

jueves, 7 de agosto de 2014

Sos tu propio aliado y a veces, tu enemigo.

Estuve  apunto de escribirle una carta a Cris Morena, por email, para reprocharle, cómo es que Noa y Venecia tenían que despedirse. Ella no, no podía irse, no tenía que. No pude ver el ultimo capítulo el domingo y me contaron que los seres de luz se iban y se despedían de los chicos, de todos, inclusive esta pareja, que fue con la que más identificada me sentí. -Ellos tienen que estar juntos!! -Pensaba.
Hasta que vi el capítulo completo, y las palabras en el dialogo entre Venecia y Noa me emocionaron, realmente conmovedoras, eso me cerró totalmente la idea de porqué no hace falta que ella se quedara en este mundo...
(dialogo)

-"No me esperes Noa, nuestras almas están unidas hace una eternidad y van a seguir unidas, formá una familia. Viví a fondo esta experiencia humana, nuestras almas están hechas para amarse, para siempre y eso no se ve amenazado por todo el amor humano que puedas llegar a sentir."

Y si, es que realmente somos como escuché en una canción, una célula, viajando entre la nada y la eternidad... Esa célula, es la vida. Y la vida es sólo una experiencia más, un PASO, nuestras almas vienen viajando con el tiempo y es un tiempo que va más allá de los relojes, los años, los siglos. Traemos con nosotros información y nos vamos con más de ella.


A veces me pongo a llorar como una nena cuando me 'engancho' o me apego, o me enamoro por así decirlo de un 'imposible', por ideas, distancias, o diferencias inevitablemente marcadas por el sueño del planeta. Y ahora me siento mejor pensando en que tal vez mi alma ya este unida a otra, viajando por el tiempo, atravesando realidades paralelas y otros mundos... eternos.


Sé que para muchos el programa de Aliados era una fantasía, sé que muchos critican a Cris por las cosas que hace, 'siempre flasheando', pero cada cosa que vi en esos programas, cada uno de ellos,era un reflejo de todo conocimiento nuevo que fui adquiriendo en mi vida. Y no es por discriminar ni nada de eso, pero Aliados fue un programa para pocos, para los ''elegidos'',aquellos que realmente abrimos la mente, la cabeza y el corazón dispuestos a cambiar nuestros pensamientos, a cambiar sí, aunque parezca loco e imposible, el mundo... A perdonar y perdonarse, a dejar ir, dejar ser, a amarse y amar, a respetarse para ser respetado, a mirar, abrir los ojos, moverse del lugar en el que estamos, a mezclarse entre la gente y caminar en diagonal, como si el mundo en el que vivimos, fuera un tablero de ajedrez, moviéndonos como el alfil, más sueltos y menos estructurados, teniendo el valor de ir en diagonal en un mundo, este mundo, donde todos quieren ser como el Rey, yendo hacia adelante, atrás o hacia los costados.


Para mí este programa fue maravilloso, pude darme cuenta que no soy la única elegida, por decirlo de alguna manera, que tiene estos conocimientos, que cree en ellos y que quiere lograr cambios. Gracias Cris Morena! Sos una persona maravillosa, estás en mi vida formando parte de ella como una más de los elegidos, lo que logras con tu amor y tu creatividad, es realmente una locura increíble la verdad, entre el año pasado y este aprendí muchísimo. La serie Aliados resume en dos temporadas mis conocimientos de esta célula, viajando de paso por la vida, entre la nada y la eternidad.


Y a no decaer! Que seamos una célula nada más, no quiere decir que seamos insignificantes! ¡Somos VIDA! A muchos nos han enseñado que lo pequeño no tiene valor, que mientras mas grande mas valioso es..y no! Lo valioso es lo que lleva dentro, y lo que llevamos es vida, experiencia, en la que estamos viviendo, y hay que compartirla! Hay que vivirla y disfrutarla a cada detalle, al máximo, no son en joda las frases típicas de 'vive tu día a día como si fuera el último'.

Y aunque diga esto que voy a decir, aunque quienes lo lean quizás piensen que lo digo y parece fácil sólo decirlo (en Aliados también parecía fácil, porque claro, es ficción y la serie duraba 50 minutos), lo importante no son las broncas, el rencor y los malos recuerdos. Sí, se que pasamos por momentos horribles. Fuimos víctimas de bromas pesadas, de daños, nos hemos dejado vencer muchas veces. Caímos a un pozo de cinco mil metros de profundidad, estuvimos en la oscuridad muchas, muchísimas veces. Sentimos miedo, sentimos odio, sentimos furia, incluso hemos huido creyendo que hacíamos lo correcto; pero el punto es que hay que VIVIR la vida, no perdamos el tiempo dejándonos vencer o temiendo por lo que pueda suceder, GANEMOS tiempo, HAGAMOS lo que nos gusta, DIGAMOS eso que queremos decir, GRITEMOS lo que no podemos callar, CORRAMOS para sentirnos fuertes si es necesario...

Para SENTIR que somos ese PASO por la VIDA, tenemos que ACTUAR en ella.


Y por más dificil que parezca, EL PERDÓN, EL AMOR, Y EL DESAPEGO... Son las claves, no hay secreto, Y en cuanto al primero, es empezando por uno mismo, por cada error que uno sienta que haya cometido, por más tonto y bajo que sea, porque luego, al sentirse perdonado, ya estamos amando, al pedirnos perdón, ya amamos, y por más difícil que parezca, PERDONAR al que consideramos ENEMIGO, para así dejar ir, soltar, es este el desapego, en cualquier contexto, en cualquier tiempo, soltar y liberar energías, ''No hay peor daño que el de uno mismo'' leí en un libro, y nosotros, somos nuestro propio enemigo, asique a esa persona que VOS sentís que te hizo daño, que te falló, te traicionó, te lastimó o te engañó, decile (no  es necesario que se lo digas personalmente, con que lo sientas o lo escribas en algun ladi, en algun papel ya está! La otra persona quizas ni le interesa nada que venga de tu parte, pero a vos si te interesa soltarlo, porque si vos lo soltas ya está, no vuelve, pero acordate, soltá, sin miedo y desde tu interior): TE PERDONO. TE DEJO IR. TE LIBERO. Vos crecés diciendole estas cosas, el RENCOR NO TIENE VALOR, EL RENCOR TE HACE RETROCEDER, TE HUNDE MÁS. Y por más que cueste, por más difícil que sea; TE AMO, GRACIAS POR HABERME MOSTRADO ESTA SITUACIÓN, porque pase lo que pase la vida es un paso más, y de nada sirve llevar el peso de esa bronca a otra persona o situación durante todo este paso. Estas cosas molestas no son herramientas que puedan servirte luego, lo que aprendes de ellas, eso sí.

Desapego también hace referencia a la ambición, el dinero, el juego, los lujos, todo eso puede tenerse sin necesidad de volvernos locos, adictos y obsesivos. El tabaco, la droga, la marihuana no son solo diversión o formas de escapar de la realidad. Sí, fumarte una seca o dos te va a distraer un poco de la vida que vivís, pero no te va a hacer todo más fácil. Si estas en ella es por algo y no porque sí. DEJÁ IR. LIBERATE.
Sé vos! Aferrarte a lo que te hace mal y lo que te genera bronca te traba en este camino, tenes que vivirlo a fondo! Dejá ir todas esas broncas.  Estas tres simples palabras cargan con energía y luz que nos llena el alma,
PERDÓN
AMOR
DESAPEGO


¡Gracias por leerlo! ¡Gracias por compartir este mensaje!


Martina Esparza.