domingo, 8 de marzo de 2015

Sensaciones

Era algo así como el amor. Yo no sé donde estaba, pero estaba en mi habitación. Es decir, no sé en qué momento de mi vida estaba pasando. Me sentía neutral. 
En mi casa había gente y se escuchaba el himno nacional argentino a todo volumen. Desde mi cama podía ver el reflejo de la luna en mi patio, todo se veía muy, muy blanco. Sonreí. Estiré el brazo derecho hacia mi escritorio buscando mi celular, cuando lo agarré para sacar una foto a tal belleza, el reflejo que veía desapareció. 
<<Otra vez>>, dije para mis adentros. Ya me había pasado una vez en un sueño, eso de ver desaparecer a la luna y correrla hasta encontrarla en la ventana de la escalera que va a la terraza. Como si fuera a vivir lo mismo, me levanté de la cama, me puse las zapatillas y salí al patio. No estaba más. Busqué las llaves y salí de mi casa. 

Corría por la cañada. Se veía hermosa, más que nunca. No había mucha gente en la calle pero yo corría en su contra como si buscara algo, estaba muy apurada, de repente descubrí que si me ponía de costado, podía descansar mis pies y seguir corriendo... era como si volara pero a toda velocidad. La gente no parecía importarle que yo pasara entre ellos. Casi me choco con un chico  de rulos que iba caminando junto a su bicicleta. Cruzamos nuestras miradas y eso no duró más que un micro segundo. Volví la vista hacia adelante, y lo encontré. En realidad no sabía que buscaba, pero sentía la sensación de estar buscando, y la de haber encontrado. 

El portón era gigante. Una pareja entró a mi lado y el chico le dijo a la chica "Uh de acá no se ve muy bien. Ahora sí. Mirá, ¿Te gusta? Lo hice esta mañana para vos". La chica se tapó la cara con las manos y se largó a llorar de emoción. A unos largos metros de distancia, en un pequeño montículo cubierto de césped, un corazón de flores de varios colores decoraba el parque, convirtiéndolo en un paraíso. Puse un pie adentro y me sentí tan viva como eterna. Entré sola, pero acompañada de sentimientos. 

Respiré profundamente el aire que nos envolvía a todos los que ponían un pie adentro del parque. Y me sentí feliz otra vez. 

Volar.                   Sentir.
Amar.                   Decir.
Sonreír.                Cantar.
Respirar.              Gritar.
Vivir.                   Mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y vos, ¿Qué te llevás de lo que acabás de leer?